La Diputación de Álava ha localizado en el monasterio de Quejana (Ayala) 22 pergaminos pertenecientes a la misma biblia gótica de la que mañana se subastarán en Christie’s otras 64 hojas con un precio de salida de más de 35.000 euros.

Álava no pujará.

La semana pasada se hizo público que esta conocida casa de subastas iba a organizar una puja para hacerse con la que llamaron ‘Biblia de Quejana’, cuyo origen situaban a finales del siglo XIII o principios del XIV. Christie’s la describe como una ejemplar «raro» y explica que no es la biblia completa, ya que antes de que terminara el siglo XVII había sido «desmembrada».

La noticia llegó a oídos de Luis Padura, un experto en el conjunto monumental del monasterio de Quejana, que trasladó a la Diputación sus sospechas de que entre «los miles de libros y documentos» que había legado el último párroco a la Junta Administrativa de Quejana, pudiera haber pergaminos pertenecientes a esa misma biblia.

El servicio de Archivo y Gestión de la Documental de la Diputación inició entonces un análisis de los documentos que ha permitido confirmar la existencia de 22 pergaminos que en su origen formaban parte de la biblia, de la que mañana se subastarás en Christie’s otras 64 hojas.

Por tanto, mañana se subastará «apenas una décima parte de la biblia» original, que se calculaba que tenía 700 páginas, según ha explicado la diputada de Cultura, Ana del Val, que cree que es una exageración hablar de la ‘Biblia de Quejana’ y que es más correcto decir «los pergaminos de la subasta».

Esos pergaminos estuvieron en Quejana entre los siglos XVII y XIX pero no en el convento sino en la produraduría, es decir en el despacho de quien se encargaba de las cuentas en nombre de la priora. Allí se utilizaron como material de oficina «desechable», ya que servían como carpetas para guardar documentación y de hecho tienen anotaciones posteriores.

Junto con los 22 pergaminos de la biblia localizados en Quejana se han encontrado otros 13 pertenecientes a un libro cantoral del siglo XV y otros dos que están aún pendientes de identificar.

El hallazgo de estos documentos es la razón principal para que la Diputación haya decidido no pujar mañana en la subasta por otras 64 páginas de la misma biblia, aunque es una posibilidad que se ha sopesado «seriamente».

«Ya tenemos material idéntico o similar del mismo bien artístico original» y por tanto «no es de interés» invertir dinero público en la subasta en la que además se parte de un precio «desorbitado» que no se corresponde con el valor «puramente histórico y patrimonial» sino al «precio del mercado del coleccionismo», ha señalado del Val.

Otro motivo para no pujar ha sido la imposibilidad de reunir la biblia en su integridad, algo que «podría tener cierto interés patrimonial», dado que en 2016 y 2017 ya se subastaron algunas hojas de ese mismo libro.

La diputada ha explicado que incluso se analizó la posibilidad de frenar la subasta, pero era imposible porque la Ley de Archivo y Patrimonio Histórico solo protege el material que sale de España a partir de 1985.

Aunque no se sabe cuándo salieron del monasterio los pergaminos es seguro que ya no estaban en Quejana en 1940 y «probablemente» fue a principios del siglo XX, cuando se vendieron otros elementos del convento. EFE



2 Comentarios

  1. Primero, si fuesen a ir lo deberían negar ( para no calentar la subasta)
    Segundo , nuestros politicos adolecen de analfabetismo cultural, solo acuden a los vinos y pinchos que se dan en algunas inaguraciones y actos culturales.
    Tercero la tuercebotas de la diputada de cultura carece de la mínima cultura y capacidad para dicho cargo.
    Cuarto tenemos lo que nos merecemos? Es triste, pero es lo que se vota

  2. En el currículum de la diputada de cultura, Ana del Val, dice que tiene «estudios de formación profesional de grado medio». Vamos, que ni siquiera sacó el título. Y así todo.

Dejar respuesta