EFE).- El comité de empresa del almacén de Lidl en la localidad alavesa de Llodio quiere garantizar que el traslado de la plantilla de más de 200 trabajadores a Nanclares sea «lo menos traumático posible» y que se garanticen los derechos adquiridos, ya que son el «único centro» de esta empresa con convenio propio, «algo que debe ser defendido hasta el final».

«La intención de la empresa es que al hacerse efectivo el traslado el convenio desaparezca como tal», ha denunciado el comité conformado por LAB, ELA, UGT e independientes, que ha recordado también que Lidl Llodio cuenta con una plantilla mayoritariamente femenina y es uno de los centros de trabajo «más punteros en conciliación familiar y en creación de empleo en la comarca».

Los representantes de los trabajadores han indicado que con el cierre del almacén en Llodio de esta cadena de supermercados alemana y los traslados a Nanclares la conciliación laboral y familiar de los empleados se va a ver mermada porque supone un viaje al día de más de 50 kilómetros.

Finalmente han recordado que el cierre no afecta solo a la plantilla de Lidl Llodio, sino también a las subcontratas que actualmente trabajan en ella, a los comercios y establecimientos de los alrededores, lo que en empleo indirecto supone «otro centenar de personas aproximadamente». EFE


Compartir

Dejar respuesta