Tensión por iniciativas de anexión de Treviño a Álava

EFE).- Las diputación de Álava y Burgos firmarán un convenio marco, el primero en su historia, para dar servicios a Treviño y otras zonas limítrofes de ambas provincias.

Según ha informado hoy el portavoz de la Diputación burgalesa, Borja Suárez, ambas instituciones se han comprometido a iniciar la tramitación necesaria para la aprobación del acuerdo, que en el caso de Burgos está previsto que se refrende en el pleno del 9 de marzo, y se han dado un plazo máximo de seis meses para desarrollarlo mediante convenios más concretos.

Suárez ha asegurado en rueda de prensa que técnicos de ambas instituciones están trabajando en el contenido de esos convenios puntuales, que incluirán servicios de bomberos, vialidad invernal, patrimonio, infraestructuras y carreteras.

En el convenio marco no se habla de las posibles contraprestaciones económicas por esos servicios, que se analizarán en los convenios que desarrollen el acuerdo.

El portavoz de la Diputación de Burgos, que ha adelantado que el convenio marco se firmará en Vitoria en una fecha aún por determinar, ha manifestado que es «un convenio importante, que no sólo es para Treviño y que no resuelve el problema político del enclave porque no se firma para eso sino para dar servicios a las personas».

En este sentido, ha insistido en que Treviño es un territorio tan burgalés como cualquier otro de la provincia y no se puede realizar una discriminación positiva, aunque, «si la Diputación Foral de Álava puede prestar mejor algunos servicios, igual que la de Burgos lo puede hacer en otras zonas de Álava próximas a la provincia, supondrá una mejora y un mejor aprovechamiento de recursos».

Suárez ha insistido en que la Diputación alavesa quería que el acuerdo entre ambas instituciones fuera un paso previo para el proceso de anexión de Treviño a Álava, aunque la de Burgos impuso desde el principio de la negociación que ese tema no se incluyera.

«Porque las posturas de unos y otros están claras y lo que hace falta es mejorar la atención a quienes viven en el enclave y del resto de zonas que limitan en ambas provincias», ha agregado.

Respecto a las críticas del Ayuntamiento de Condado de Treviño por no haber tenido en cuenta a los dos ayuntamientos del enclave en la negociación del convenio marco, el portavoz de la Diputación de Burgos ha criticado que el principal Ayuntamiento del enclave quiera «convertir todo en bandera para su anhelo de segregación de Burgos, incluso a costa de no recibir inversiones para el municipio, aunque perjudique a sus habitantes».

De hecho, ha alabado la postura del otro Ayuntamiento de Treviño, La Puebla de Arganzón, que «tiene el mismo deseo pero una postura de lealtad institucional y más moderada que no le impide recibir inversiones».

Para Borja Suárez, el convenio marco permitirá dar un marco jurídico para actuaciones lógicas, como la limpieza de algunas carreteras en invierno o el arreglo de iglesias en el enclave, que dependen de la diócesis de Álava, que no tiene un convenio con la Diputación de Burgos pero sí con la Diputación Foral de Álava



Dejar respuesta