11 motivos de orgullo para todo vitoriano cuando sale de la ciudad

1

Pues sí, los vitorianos sacamos pecho cuando vamos fuera de las grandezas de la ciudad. Y si hay que chulear de ciudad, hagámoslo con cosas estupendas que nos brinda esta tierra. ¿Que dicen que los vecinos del norte son más fanfarrones? ¡Seguro que lo son, pero en realidad nos tienen envidia!

1Las cartas de Fournier

Puedes irte a miles de kilómetros de la Llanada, que cuando ves una baraja de cartas con el nombre de tu ciudad en el as de oros, sacas una sonrisa. ¡Y probablemente también un selfie!

2Los pintxos

Siempre que viene alguien que reside fuera o se va, les recibes o se despiden de esos manjares predilectos. Cada uno tiene sus favoritos, su ruta perfecta, sus maridajes de ensueño… Hay que quedar con ellos como si fueran uno más de la cuadrilla.

3El casco viejo

Tener una almendra medieval tan bien conservada, con una catedral gótica recién restaurada no lo tienen muchos sitios. Solemos presumir de que Ken Follet hizo un libro como los Pilares de la tierra pero inspirado en nuestra catedral vieja.

4Green Capital

Antes de ser oficialmente Green Capital, los parques, los árboles, los paseos y en general el verde de la ciudad eran ya una seña de identidad. Hoy día, en el que muchas ciudades hacen marca con esculturas con su nombre, las letras vivas de la plaza de la Virgen Blanca, se han convertido en una de nuestras más típicas postales.

5Tranvía

El toque de modernidad que ha dado este transporte público a Vitoria-Gasteiz es indudable. Elegante, rápido y qué demonios, ¡Da un aire de gran ciudad a la localidad!

6Las fiestas de la Blanca

Los Sanfermines están muy masificados y llenos de guiris. La Aste Nagusia de Donosti es un rollo: fuegos artificiales y helado. Y en Bilbao, tienen el muñeco ese horrible de Marijaia. ¿Dónde mejor que con Celedón, los blusas y el buen rollo vitoriano?

7El Alavés y el Baskonia

Los éxitos del equipo albiazul y del azulgrana son un orgullo para la ciudad y la provincia. Todo buen vitoriano se enorgullece con el Glorioso al rememorar la final de la Uefa que jugó contra el Liverpool. Y qué decir del Baskonia, con un imponente pabellón, se codea en la Euroliga (la Champions del baloncesto) con los equipos más grandes del continente.

8Las trufas, los vasquitos y las nesquitas

Es casi de obligado peaje cuando se va a visitar alguien de fuera llevarse una caja de estos dulces. Los vitorianos sacamos pecho cuando los vemos en alguna tienda de delicatessen de Madrid o en la tienda del aeropuerto de Loiu.

9La patata alavesa

Un cultivo de la zona, rico, sabroso, apto para vegetarianos. La patata se vende sola. Clave para guisos, aperitivos, tortillas o como guarnición es uno de los pilares fundamentales de la alimentación de los alaveses.

10Mercedes y Michelín

Son dos de los pilares de la industria vasca y alavesa. Estas factorías con muchas décadas en la ciudad son un orgullo para los trabajadores y el resto de conciudadanos. ¿Quién no se ha emocionado al ver una ‘Vito’ en sitios dónde no saben ni dónde está Álava?

11Las omnipresentes bicicletas

Los gasteiztarras somos unos usuarios habituales de uno de los medios de transporte más limpios y sanos. Que nos llamen el ‘Amsterdam del sur’ o que los visitantes se vayan con envidia al ver nuestros carriles bici o bidegorris, nos hace sacar pecho. Se nota, aparcar la bici en el centro se ha convertido en una odisea cuando no llueve.

 

Compartir