entreseccion_noticia

El viernes 31 de enero los colegios católicos de Vitoria celebrarán el Día Escolar de la Paz y la No Violencia. Una representación de cerca de 1.500 escolares de entre 17 colegios se concentrarán en la plaza de los Fueros a las 12:30h para reflexionar sobre la paz.

En el acto, levantarán unas manos gigantes que simbolizan el deseo de pedir la paz en
todas las partes del mundo donde no la hay y denunciarán todo tipo de violencia y situación que genera injusticia y desigualdad, motivaciones que en muchas ocasiones perturban la paz.

El acto, que durará aproximadamente 20 minutos, se realizará, si el tiempo lo permite en esta céntrica plaza. En caso de previsiones adversas, su celebración se trasladaría a la Catedral de María Inmaculada.

Bajo el lema “Contigo somos más- Zurekin gehiago gara!”, los allí presentes buscarán ampliar lo trabajado días antes en las aulas y en los propios colegios: “sensibilizar desde aquí a todas las personas, sobre todo a los jóvenes, que la paz en nuestra sociedad y en el mundo no está garantizada per se” tal y como asegura Yasel Fermín, responsable del área juvenil de la Diócesis de Vitoria y organizadora de este evento.

“Es deber de todos aportar para que haya paz en todas partes, empezando por las aulas ante el bullying, siguiendo por el hogar con buena conducta y repartiendo tareas o
en la sociedad siendo tolerantes y respetuosos con todos”. Además insiste en que “no podemos permanecer indiferentes ante casos de desigualdad, discriminación, injusticia y sufrimiento de los demás”.

Yasel Fermin anima a que “la plaza se llene con mensajes en favor de la paz, visibilizando a
quienes nadie ve, y pensando en quienes son ignorados por la sociedad o  las instituciones. Los jóvenes debemos promover los derechos y la dignidad de todos las personas”.

Los 17 colegios contarán cada uno con una pancarta gigante en forma de mano en cuya palma estará escrita una denuncia y en los dedos cinco valores que los alumnos proponen para buscar soluciones a esa situación injusta y que va en contra de la paz.

Los centros católicos están trabajando estos días los mensajes que quieren remarcar. Entre ellos, destacan los referidos a la violencia de género, la trata de personas, el cuidado del
planeta, los cristianos perseguidos por su fe, la homofobia, la intolerancia, el racismo o el bullying.


Compartir

Dejar respuesta