El personal de la Administración pública vasca reanudará el trabajo presencial, de manera gradual, a partir del próximo 11 de mayo, aunque habrá algunas excepciones como la de los trabajadores que tengan menores de 14 años o mayores dependientes a su único cargo, que podrán seguir teletrabajando.

El consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, ha presentado en el Consejo de Gobierno celebrado este martes el borrador denominado «Plan de vuelta al trabajo presencial para el personal de la Administración General de la Comunidad Autónoma y sus Organismos Autónomos».

Este plan ha sido trasladado hoy mismo a los sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT y ayer se debatió en una reunión de coordinación de todo el sector público, ha explicado Erkoreka en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Desde el pasado 17 de marzo, con motivo de las medidas sanitarias por la pandemia de coronavirus, el Gobierno Vasco decidió limitar al máximo la presencia de personal público en los edificios y, hasta la fecha, el trabajo presencial ha descendido al 19 % y solo acuden las personas que son estrictamente imprescindibles para sacar adelante los diferentes servicios.

Erkoreka ha explicado que la vuelta presencial a los puestos de trabajo cumplirá con dos premisas: evitar concentraciones de personas y mantener una distancia laboral obligatoria mínima de dos metros cuando sea posible.

Antes de que concluya esta semana la Viceconsejería de Función Pública publicará una resolución en la que se especificará que a partir del 11 de mayo y, al menos durante cuatro semanas, deberá volver a su puesto de trabajo casi toda la plantilla.

Esta medida afectará a todo el personal público excepto a los que tengan que cuidar a menores de 14 años o mayores dependientes, siempre que se justifique adecuadamente y «solo será posible si la otra persona que integra la pareja no puede hacerse cargo».

También se eximirá del trabajo presencial a las personas pertenecientes a grupos «especialmente sensibles» a la COVID-19, que tendrán que estar reconocidos como tales por el equipo médico del servicio de prevención del Gobierno Vasco.

Además, los empleados que formen parte del programa de teletrajo del Ejecutivo podrán continuar desempeñanado su labor de manera no presencial.

Se impondrán controles en los accesos para evitar aglomeraciones en los tornos y en los casos en los que los empleados, por razones del tipo de trabajo que realizan, no puedan guardar la distancia mínima de 2 metros, tendrán a su disposición mascarillas y equipos de protección individual.

Se recomienda al personal que viva alejado de su centro de trabajo que priorice los desplazamientos en vehículos privados y que limiten al máximo los viajes en transporte público o concertado.

Se suprimirán todas las reuniones de trabajo presenciales no esenciales, los trabajos en el exterior que no sean esenciales y solo podrá ir una persona en los ascensores.

Los servicios de comedor de los centros de trabajo continuarán suspendidos y se facilitará a todo el personal productos de higiene personal.

Para los trabajadores que utilicen uniformes, se han creado protocolos de higiene para el traslado de las prendas a un punto de lavado a alta temperatura.

El consejero ha explicado que los últimos servicios en volver a la normalidad serán los de atención al público presencial. Se instalarán mamparas protectoras y se establecerán sistemas de cita previa y dispensadores de geles hidroalcohólicos en todos los espacios en los que haya público. EFE



Dejar respuesta