Vitoria y Sevilla, las ciudades más amigables para la bici

Por Julio Mármol Andrés . En España queda un «largo camino» para la utilización de la bicicleta como medio de transporte sin emisiones en las ciudades, ante la falta de carriles y subvenciones para la compra de las eléctricas, aseguran expertos consultados por EFE con motivo de la celebración este viernes del Día Mundial de la Bicicleta, que citan a Vitoria como ejemplo a seguir.

El secretario de la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE), Jesús Freire, define la bicicleta como un vehículo «sostenible, saludable, práctico y seguro», aunque indica que, en España, «aún queda un largo camino por recorrer» para que la bici pueda desarrollar todo su potencial, ya que hay ciudades que ni siquiera cuentan con carriles específicos.

En Europa, la mayor parte de las capitales, como Ámsterdam, Bruselas o Copenhague, «han entendido que los protagonistas de sus calles deben ser los peatones y los ciclistas», sostiene Freire, que pone a Sevilla o Vitoria como «ejemplos nacionales de ciudades amigables para la bicicleta».

Freire muestra su perplejidad ante «la inexistencia de subvenciones a la compra de bicicletas eléctricas» por parte de los organismos estatales, especialmente el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE); una exclusión que no entiende, porque «la mayor parte de países de la Unión Europea ofrecen ayudas de este tipo» y porque la adquisición de algunos automóviles sí tienen ayudas.

Desde el IDAE han indicado a EFE que «las bicicletas eléctricas no son vehículos subvencionables en el marco del programa MOVES III, de impulso a la movilidad eléctrica», aunque no ha detallado el motivo.

Ana Morales, de Ciclocity, operador que ofrece un servicio de bicicletas compartidas en cinco ciudades españolas (Córdoba, Gijón, Sevilla, Santander y Valencia), enfatiza que el uso de este vehículo «va mucho más allá del simple ocio», ya que los usuarios de su servicio lo utilizan, principalmente, de lunes a viernes, tanto para ir al trabajo como para hacer recados.

«La bicicleta no solo beneficia al ciclista, que se ejercita, sino también al resto de la sociedad porque no tiene huella de carbono y reduce la contaminación acústica», añade Morales.

Nacho Tomás, secretario técnico de la Red de Ciudades por la Bicicleta (RCxB), asociación que representa a casi 1.000 municipios españoles, dice que «la contaminación y el sedentarismo han empujado a las ciudades a la bicicleta», una apuesta que se ha redoblado «a partir de la pandemia» pues permite mantener la distancia social.

Tomás cree que «la ciudadanía está yendo por delante de las administraciones», pero que «estas están corrigiendo sus posiciones iniciales» y que medidas como la reducción de la velocidad en vía urbana subrayan un «cambio de paradigma» en movilidad.

Sin embargo, persisten grandes diferencias entre las ciudades españolas según Miguel Andrés, portavoz de la PedalLibre, asociación pionera de la bicicleta en Madrid.

«Madrid es una ciudad muy hostil para el ciclista», afirma Andrés, que menciona su carril bici como uno de los principales problemas, pues «su trazado es discontinuo», con lo que se han formado «varias vías inconexas, que impiden circular con normalidad y que, además, están desprotegidas».

Andrés denuncia que, en Madrid, el ciclista está en una situación de indefensión al tener que compartir carril, en ocasiones, con vehículos motorizados, lo que además genera estrés: «No es lo mismo subir una cuesta si un coche está hostigándote a hacerlo solo».

«En Sevilla, los ciudadanos ya usaban el carril bici mientras este se encontraba en construcción, y lo mismo ocurrió cuando se levantó el de la calle de Santa Engracia (Madrid)», explica Andrés, lo que expresa que la ciudadanía «desea utilizar la bicicleta», pero resulta imposible «si la ciudad en la que viven no cuenta con las infraestructuras necesarias para ello». EFE



6 Comentarios

  1. Jajaja, en los tiempos de cuerda podía ser una buena ciudad para la bicicleta, en éstos momentos no es buena ni para bicicletas ni coches ni peatones, háganselo mirar..

    • es la que quiere la mayoría, eso es suficiente. si legislatura tras legislatura los ciudadanos votan lo mismo, es que tienen claro lo que quieren

  2. Vitoria una de las ciudades más amigables para la bici.
    Claro que si circulan por donde les da la gana.
    No respetan absolutamente nada.
    Son los dueños y señores de aceras y zona peatonales.
    La policía no tiene lo que tienen que tener para multarles todo ello con el apoyo de nuestro querido y bien amado el ilustrísimo alcalde de esta ciudad.
    No se te ocurra llamarles la atención te arriesgas a ser increpado por tener esa osadía pobrecitos no se les respeta.
    Solo tienen derechos pero obligaciones ninguna.
    Antes de que diga nadie nada me desplazo en bicicleta a diario y me encanta pero siempre respetando lo 1º usar los bici carriles por mi propia seguridad.
    No todos los ciclistas son iguales pero la gran mayoria no respeta y por esos pagamos todos.
    Todo esto aplicable también a los patinetes.

  3. vitoria al ciudad mas peligrosa contra el peaton, contra el minusvalido, contra los niños pro que estan en continuo peligor por la prevaricacion continua de sus dirigentes

Dejar respuesta