juguetes

Queja ciudadana amable y respuesta municipal amable. Así da gusto, conversar para dar soluciones. Ha sido en el Buzón Municipal.

 

Una ciudadana se dirige al Consistorio para asegurar que es una «gran entusiasta de las salas de encuentro de Gasteiz. Creo que es un privilegio tener tantas en nuestra ciudad».

 

Pero cuenta que sus padres «han ido con sus nietos por primera vez, y también les han gustado. Pero la persona responsable de la sala les ha llamado la atención cuatro veces».

 

Los motivos: «Por romper normas que ellos no conocían: no se pueden meter los juegos de una zona en otra, no se pueden sacar fotos salvo que esté claro que no aparecen más niños que los propios, los juguetes del armario hay que pedirlos…».

 

Mal trago

 

A juicio de la vitoriana, «facilitaría mucho la experiencia a las personas que llegan por primera vez el que todas estas normas estén a la vista, en algún póster agradable de leer o similar, para no tener que pasar por el mal trago de que te llamen la atención.

 

El Ayuntamiento ha respondido en igual tono: «Nos alegra que le gusten las salas de encuentro de los centros cívicos.

 

Con respecto a las normas le informamos que la sala dispone de un panel gris en el que se indican las normas generales de uso, entre ellas se menciona que los juguetes hay que solicitarlos a la responsable de la sala.

 

Es cierto que en ese panel no se indica nada respecto a las fotos. Esa norma está en el reglamento de centros cívicos.

 

Y se despide diciendo que «esperamos que a pesar del “mal trago” que pasaron sus padres por los avisos de la responsable de la sala, su experiencia fuera buena y no dejen de acudir».


Compartir

5 Comentarios

  1. no se pueden sacar fotos salvo que esté claro que no aparecen más niños que los propios

    ¿pero a esta altura todavía hay que explicar que no se pueden sacar fotos de menores sin el permiso de los padres? que nivel

    • Con la edad que deben de tener esos abuelos, es normal que desconozcan la ley del honor y la de protección de datos. Antes no había tantas chorradas.

  2. La verdad que alguna que he visto es un rato borde.

    Con lo fácil que es ir con una sonrisa, ser simpática, explicar las cosas a quien no sabe o nunca ha estado alli…. (las responsables se deberán quedar un poco con la cara de la gente, para adivinar quien no es habitual).

    En esos lugares no pone nada y tampoco hay porqué saber algunas formas de actuar, si tampoco se preocupan en enseñar, salvo para llamar la atención.

  3. Si los abuelos tienen una cierta edad y lo único que quieren es pasar un rato con los nietos siempre desde la educación y es respeto hay que ponerse en su lugar. Explicar las cosas agradablemente y punto. Acaso todo el mundo os sabeis la LDPD al dedillo que cambia cada año?
    Civismo, y recordar que es un servicio público pagado por todos, siguen las normas de ética del empleado público en la que esta dirigirse al ciudadano con cortesia tantas veces como haga falta. Un poco de lógica y menos tiquismiqueces.

Dejar respuesta