Después de conocer la denuncia ciudadana sobre la aparición de ratas, hay que poner en valor que Vitoria es una ciudad privilegiada. Según diversos estudios a los que ha tenido acceso Norte Expres –siempre estimaciones aproximadas- aseguran que cualquier gran ciudad tiene una media de dos roedores por cada habitante.

Hablar de alcantarillado y subsuelo obliga, ineludiblemente a referirse a sus prinicipales habitantes: las ratas.

Vitoria, en ese sentido, está en una situación mucho mejor gracias a su “urbanismo ordenado  y moderno”, según los expertos.

El índice no llega a una rata por persona. Hay tres niveles que marcan el riesgo de tener ratas: alto, medio y bajo. Vitoria se encuentra en un grado medio-bajo.

La buena situación de la ciudad hace que solo se proceda a actuaciones en lugares muy concretos y aislados. Sí se incide, en cambio, en la inspección y vigilancia.

Las ratas son los principales ‘habitantes’, pero hay otros: las cucarachas. Sólo se localizan de forma aislada. En eso influyen las temperaturas de Vitoria, que impiden la reproducción de esos insectos durante buena parte del año.


Compartir

Dejar respuesta