La encomiable labor de Apasos, también durante el confinamiento.

Apasos es una protectora de animales que colabora con el Centro de Protección Animal, gestionado por el Ayuntamiento.

Gracias a Martín, voluntario responsable de Comunicación, conocemos cómo es el funcionamiento de la protectora en tiempos de Covid-19.

¿El Ayuntamiento decidió que no se podían realizar adopciones una vez decretado el estado de alarma?

Sí, el Ayuntamiento cerró el Centro como medida cautelar. Adopciones no se pueden hacer, pero sí acogidas en las casas de acogidas con las que funcionamos siempre, cogen a un animal que necesita un cuidado especial, que le han operado, algún perro viejito o algún gato que está malito o que toma biberón. Nos los cuidan para luego colocarlos.

Todavía está cerrada la perrera, solo subimos a Armentia tres voluntarios al día, dos que se ocupan de los perros y uno de los gatos. Lo justo para pasearles y aunque de comer se encargan los funcionarios, nosotros ayudamos en las tareas.

Los animales pueden tener coronavirus pero no contagiarlo, ¿habéis recibido llamadas de personas que tengan dudas sobre este tema?

Que yo sepa no hemos recibido ninguna llamada. Si alguien tiene dudas lo mejor es que hable con un veterinario o un médico.

¿Se están tomando medidas de higiene en la protectora para evitar contagios?

Siempre hemos sido muy rígidos con este aspecto. Es un núcleo zoológico y hay que tomar medidas de higiene como lavarnos las manos, cambiarnos de ropa y calzado y lavar todo cuando nos vamos. Los voluntarios solemos tener mascotas en casa y no es cuestión de llevarnos un virus o una bacteria de algún perro o gato que haya entrado en la protectora, ya que incluso nos pueden contagiar a nosotros. El veterinario insiste en que hay que tener higiene y limpieza.

Sin picaresca

¿Durante el confinamiento recibisteis más llamadas de lo habitual para adoptar a un perro para poder salir a la calle?

Algunas personas se interesaron pero de buena fé. Vitoria no es como en otras partes de España, aquí la gente tiene muy buena intención y es buena adoptante. Alguien que no quiere un perro no lo va a adoptar dos meses por salir a la calle. Si no quieres un perro, no lo metes en casa. Nosotros no queremos adopciones en caliente, el que es buen adoptante durante el confinamiento también lo será después. Si a alguien le corre mucha prisa adoptar a un perro quizás no es el mejor adoptante que podemos tener. Además, solemos hacer preguntas para ver si encaja el perro con la persona. Nos interesa mucho a dónde va el animal. Somos un poco estrictos en ese aspecto. Hay que buscar el buen adoptante.


Compartir

Dejar respuesta