foto ayuntamiento de bilbao

Son las diferentes gestiones de mismos capítulos en dos ciudades. Denunciábamos este fin de semana que el decreto firmado por el lehendakari Iñigo Urkullu contra los efectos del coronavirus disponía de un apartado que obliga a los mercados a mantener 1,5 metros de distancia entre puestos.

Algo que no ocurre en Vitoria en el Mercado navideño organizado por el Ayuntamiento, cuando la separación es de centímetros por una simple mampara. Ayer seguía igual que el fin de semana. Por lo que siguen aumentando los riesgos a la ciudadanía.

Hoy vemos el ejemplo de Bilbao que sí cumple desde la inauguración de ayer. Se ha adecuado a la normativa y mantiene las distancias como se observa en la foto. Ha cambiado su modelo habitual.

Por vez primera se sitúa en pleno Paseo del Arenal y con nuevo formato de “casetas” en lugar de la tradicional carpa blanca. Estos cambios, según han explicado sus organizadores, vienen motivados para adaptarse a las medidas de seguridad establecidas por el COVID-19.

Pese a las dificultades impuestas por la pandemia, la Feria está abierta al público hasta el próximo 5 de enero, “un reto difícil pero que había que realizar dado que el sector de la artesanía ha sido especialmente damnificado por el virus.”