El Ayuntamiento de Vitoria se ha sumado a la campaña «Euskadi Bono Denda», incentivada por el Gobierno Vasco, que ofrece descuentos de 10 euros para compras superiores a 30 en establecimientos locales de la capital alavesa con el objetivo de «apoyar al comercio».

El consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Javier Hurtado, y la primera teniente de alcalde y concejala de Promoción Económica, Maider Etxebarria, han firmado este jueves el acuerdo de colaboración para desarrollar la iniciativa en Vitoria, cuyo Ayuntamiento destinará 150.000 euros para incentivar el consumo.

Por su parte el Gobierno Vasco ha presupuestado 4,7 millones de euros para el bono comercio en toda Euskadi, aunque esta cantidad puede ser complementada por los ayuntamientos.

Hurtado ha señalado la importancia de apostar por «medidas de fomento del consumo responsable en apoyo al comercio local» para que el consumidor «vuelva su mirada hacia el comercio local y prime la sostenibilidad y el impulso de nuestra economía».

Por su parte, Etxebarria ha hecho un llamamiento a la ciudadanía «para que aproveche las ventajas de este programa que busca revitalizar uno de los sectores más castigados por la crisis».

Los establecimientos interesados pueden adherirse al programa hasta el 17 de octubre y los ciudadanos podrán canjear sus bonos desde el 27 de octubre hasta el 5 de diciembre y en un segundo plazo del 10 de enero del próximo año hasta el 31 de marzo.

El sistema de canje de los bonos es sencillo, ya que la clientela podrá comprobar en la web euskadibonodenda.eus el listado de comercios asociados y disfrutar de los descuentos en el propio establecimiento, sin necesidad de adquirirlos previamente.

El programa de descuentos ofrece novedades, puesto que cada cliente podrá utilizar hasta 5 bonos en vez de 4, se baja la edad para poder utilizarlos de los 18 a los 16 años y se incorporan a lo comercios otros servicios como salones de peluquería, institutos de belleza, lavanderías, tintorerías, servicios fotográficos, de fotocopias, de enmarcación y establecimientos de reparación de distinta naturaleza. EFE


Compartir

1 Comentario

  1. O sea, que nos hacen descuentos con el dinero que pagamos nosotros mismos, los clientes. Una manera camuflada y engañosa de repartir nuestro dinero entre los comerciantes. Un reparto discriminatorio, pues se llevarán la mayor parte de esas ayudas los comercios que más venden, (los menos necesitados). ¿Se puede ser más tontos?

Dejar respuesta