La cocaína
foto ajena a la información

El consumo de anfetaminas en Vitoria se sitúa entre las ciudades «con tasas elevadas a nivel europeo como Estocolmo y Reikiavik» con 335 miligramos al día por cada 1.000 habitantes, según un análisis de sus aguas residuales efectuado entre el 28 de abril y el 13 de julio de este año.

Esta es una de las conclusiones del estudio de aguas residuales efectuado en Vitoria de cara a la detección precoz del coronavirus, fármacos y sustancias tóxicas llevado a cabo por el investigador y profesor de Farmacia de la UPV Gorka Oribe y el investigador y responsable del servicio de Farmacia de la red de Salud Mental de Álava, Unax Lertxundi, con la colaboración del Ayuntamiento vitoriano.

Los investigadores han explicado el estudio este martes en la comisión municipal de Salud en la que han destacado que las anfetaminas son la sustancia tóxica «más elevada» encontrada a la entrada de las aguas fecales en la depuradora de Crispijana con «datos elevados que aparecen también en zonas de Bizkaia y Navarra».

El consumo de metanfetamina es especialmente elevado en países del este como Eslovaquia, República Checa y este de Alemania y está expandiéndose al norte y al centro de Europa.

El análisis ha encontrado restos de cocaína con valores de 288 miligramos al día por 1.000 habitantes que sitúan a la capital vasca en niveles similares a los de ciudades como Berlín, Milán y Bruselas con cifras «relativamente menores a otras grandes ciudades como Amsterdam, Barcelona y París».

Oribe ha indicado además que se han contabilizado 21 miligramos de éxtasis al día por cada 1.000 habitantes y 28 mililitros por día y habitante de alcohol dentro de «un contenido normal respecto a otras ciudades del entorno como Bilbao».

En cuanto a la nicotina, se ha establecido en 2,7 miligramos por habitante, «unos 3, 4 cigarrillos por habitante al día», aunque Oribe ha aclarado que, según un estudio de la UPV, «la prevalencia al consumo ha ido cayendo en Euskadi en relación a otras comunidades autónomas».

Aún así, estas cifras sitúan a Vitoria por encima del consumo medio de tabaco al año en España que es de 2,2 miligramos de nicotina, lo que equivale a 2,8 cigarros por persona y día, según el estudio realizado por la red española de análisis de aguas residuales con fines epidemiológicos (Esar-Net) durante la pandemia.

El análisis de aguas residuales permite monitorizar el consumo de drogas a nivel poblacional mediante el análisis del agua de entrada de una estación depuradora de aguas residuales, y, a partir de la concentración de la droga o de los metabolitos que se excretan en la orina, se puede estimar la cantidad de droga consumida por la población.

Oribe y Lertxundi han querido dejar claro que el resultado del estudio es «provisional» a falta de mediciones comparativas que verifiquen los datos.

El análisis de las aguas residuales no ha encontrado restos de coronavirus, ya que «no hubo cantidad de virus suficiente para que la prueba diera sensibilidad positiva».

Oribe ha explicado que esto es debido a que el análisis se realizó después del confinamiento, entre el 28 de abril y 13 de julio, y «fueron los meses de menor tasa de incidencia del virus en Álava», ya que ha especificado que «semanas después el Ministerio sí encontró» SARS-CoV 2 en las aguas de Crispijana.

La concejala de Salud, Livia López, ha destacado este «proyecto pionero» que puede tener un gran beneficio para la ciudad al servir de guía a la administración a la hora de «aplicar medidas de corrección» frente al consumo de drogas. EFE


Compartir

7 Comentarios

Dejar respuesta