producción ovina

El diagnóstico positivo en lengua azul en dos reses de una explotación ganadera de Aia en Gipuzkoa ha llevado a activar en los tres territorios vascos el protocolo contra esta enfermedad vírica que no se transmite a humanos y que afecta principalmente a ovinos, bovinos y caprinos, contagiados por la picadura de ciertas especies de mosquitos.

El ente foral guipuzcoano explica en un comunicado de que aunque la confirmación oficial de estos positivos se ha producido este viernes, ya estaba trabajando en los últimos días con las diputaciones de Bizkaia y Álava, y con el Gobierno Vasco, para aplicar medidas contra la enfermedad, ya que el protocolo del Ministerio de Agricultura también obliga a otros territorios a adoptarlas.

El protocolo sanitario de la lengua azul establece restricciones al traslado de animales y obliga a la puesta en marcha de campañas de vacunación en un radio de 50 kilómetros a la redonda del foco detectado, por lo que se va a llevar a cabo en las cabañas ganaderas de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa.

En el caso de Bizkaia y Gipuzkoa, las vacunación de extenderá a la totalidad de los dos territorios, mientras que en Álava se llevará a cabo en las explotaciones cercanas a Gipuzkoa y Bizkaia en una fecha aún por determinar.

La Diputación vizcaína ha establecido que la vacuna sea obligatoria en todo el territorio para «garantizar la salud de toda la cabaña ganadera», compuesta por más de 100.000 cabezas, y evitar así un perjuicio al sector», según ha destacado en una nota.

Esta institución foral asumirá el coste de la vacunación de las 47.000 cabezas de ganado bovino y las 56.300 de ovino que hay censadas en Bizkaia, algo que también hará la Diputación de Gipuzkoa, que asimismo se encargará de los controles de salud de los animales de manera gratuita.

Tras dos o tres semanas de vacunación, se levantarán las restricciones para el transporte de animales. Hasta entonces, se intensificará la detección para identificar posibles nuevos casos y se realizarán tratamientos de desinsectización y controles PCR para facilitar el movimiento de animales, ha precisado el ente foral guipuzcoano.

Desde el 20 de julio, y especialmente en septiembre, se han diagnosticado 43 focos de lengua azul de serotipo 8 en Francia, «por lo que todo apunta a que el motivo del contagio en Aia puede ser un mosquito procedente» del país vecino, ya que la reses han dado positivo en el mismo serotipo.

Los síntomas de esta enfermedad, que no tiene ningún efecto sobre los humanos ni por contacto con animales ni por consumo de carne. incluyen fiebre, hemorragias y ulceración en el tejido buconasal, secreción salival excesiva, diarrea abundante, vómitos, neumonía y debilidad.

El último foco detectado en Euskadi se produjo en 2009 y en España en noviembre de 2010, en Cádiz, por lo que a los tres años, en 2013, fue declarada oficialmente libre de la enfermedad lengua azul.

Actualmente, la vacunación es la medida más eficaz y práctica para reducir al mínimo las pérdidas asociadas a la enfermedad y para interrumpir el ciclo del animal afectado, ha explicado la Diputación de Gipuzkoa. EFE


Compartir

Dejar respuesta