El alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, ha recordado esta mañana que el Gobierno municipal sigue “empeñado en buscar acuerdos políticos para acometer la renovación de la flota de TUVISA”, aunque mediante un modelo financiero estable. Los vehículos y las instalaciones con los que cuenta la sociedad municipal de transportes están obsoletos y anticuados. Además, es evidente que la ciudadanía tiene un gran interés por utilizar un servicio de transporte público sostenible, como muestran los últimos datos de viajeros registrados (récord absoluto de usuarios en 2015 con más de 21,4 millones de usos en total y el mejor enero de la historia de TUVISA en este 2016, con más de 1,2 de viajeros).

“Los partidos debemos actuar con responsabilidad y diligencia”, ha destacado el alcalde, que ha explicado que en el consejo de administración de TUVISA de ayer se acordó que los grupos volverán a analizar la mejor fórmula para financiar la adquisición de diez autobuses articulados en dos años como inicio de un plan para rejuvenecer la flota. Un plan que incluye 20 vehículos a lo largo de la legislatura. “Estoy convencido de que los grupos políticos llegaremos a un acuerdo para encontrar la fórmula más adecuada de cara al consejo ordinario del próximo mes o incluso antes”, ha asegurado Gorka Urtaran.

Actualmente, existen sobre la mesa tres opciones: la compra directa, la adquisición de los vehículos mediante la fórmula del ‘renting’ y la tramitación de un préstamo. La compra directa ha quedado descartada “porque el Ayuntamiento no cuenta con recursos económicos suficientes para llevar a cabo una operación de estas características. No podemos pagar a tocateja y quiero que quede claro”, ha asegurado el primer edil gasteiztarra.

La opción del renting para adquirir diez autobuses, por su parte, alcanzaría un coste total para las arcas municipales de 9,4 millones. “Es más caro, pero la ventaja de este modelo es que la inversión inicial es pequeña, se paga poco a poco y la adquisición de los vehículos se podría adjudicar ya”. La figura del préstamo para diez años, finalmente, exige un desembolso de 8,1 millones de euros. “El inconveniente de esta fórmula es que requiere de una modificación en el presupuesto municipal. El Ayuntamiento debería modificar los créditos de compromiso y, a partir de 2017, destinar parte de los mismos a la compra de autobuses. La capacidad de endeudamiento del Ayuntamiento está fijada en aproximadamente 11 millones de euros, una cantidad que a partir de 2017 quedaría reducida a 8 millones como consecuencia de ese movimiento”.

Cabe recordar que el billete ocasional de TUVISA tiene actualmente un coste de 1,15 euros, mientras que en las ciudades del entorno “los precios son más altos”, ha explicado el alcalde. El título ocasional cuesta en Donostia 1,65 euros, en Bilbao 1,25 y en Iruña 1,35. El bono equiparable a la tarjeta BAT que funciona en Vitoria-Gasteiz es también sustancialmente más barato que en el resto de las ciudades, al alcanzarse con esta modalidad un precio de 0,56 céntimos por viaje. En Donostia se abonan 0,91 euros, en Bilbao 0,64 y en Iruña 0,70. En ese sentido, el alcalde ha especificado que “únicamente con equiparar el billete de la tarjeta BAT a la de la siguiente ciudad más barata, que es Bilbao, y con equiparar el billete ocasional (un título que no utilizan los usuarios habituales) al del tranvía, TUVISA tendría la capacidad de sufragar de forma directa tres autobuses al año. Sería una subida mínima y razonable que mejoraría el servicio de forma sustancial”.



Dejar respuesta