(Foto de Urtaran con el presidente de la patronal) La patronal vasca ha arremetido con dureza contra el real decreto del Gobierno de Pedro Sánchez que paraliza la actividad económica no esencial para luchar contra el coronavirus, una medida criticada por el Gobierno autonómico que, pese a ello, ha dicho que «implementará» las medidas recogidas en él.

Después de que el lehendakari, Iñigo Urkullu, en la conferencia de presidentes de este domingo ya mostrara su disconformidad con la medida, al defender el mantenimiento de una actividad mínima para que la economía no entre en «coma», han sido este lunes los representantes empresariales de Euskadi los que han clamado contra el real decreto, mientras que los sindicatos vascos se han mostrado favorables.

El presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre, ha considerado el parón hasta el día 9 de abril «un despropósito», que genera «caos, trae incertidumbre y desconfianza» y, a su juicio, demuestra «la enorme incompetencia e irresponsabilidad del Gobierno» de Sánchez.

«Esta sociedad no se puede parar, no podemos provocar un enorme problema del que nos va a costar muchísimo recuperarnos. Ha sido todo un auténtico despropósito basado en decisiones absolutamente irresponsables y tomadas por personas que están demostrando una enorme incapacidad», ha reprochado Zubiaurre.

En esta línea, la patronal alavesa ha mostrado su deseo de que el Gobierno dé «marcha atrás y recapacite» sobre una medida que, ha dicho, «supondrá un punto de inflexión para la economía alavesa, vasca y española de los próximos años».

Empresas Alavesas (SEA) ha considerado que el cierre de las empresas decretado por el Gobierno español supone un «enorme error que lastrará de forma determinante la recuperación económica una vez superada la crisis sanitaria que asola en estos momentos el país».

Fuentes de la patronal guipuzcoana Adegi han asegurado a Efe que un indicador para observar cómo evolucionará la situación empresarial tras esta última medida será, sin duda, la evolución de los ERTE en los próximos días.

Los trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en Euskadi han llegado este lunes a 132.718, casi veinte mil más que el viernes, según los últimos datos difundidos por el Departamento de Trabajo del Gobierno Vasco.

Desde que comenzó el estado de alarma para frenar la pandemia de coronavirus, los ERTE de las empresas vascas afectadas por el parón económico han ido aumentado jornada tras jornada.

Adegi ha coincidido con la CEOE al subrayar la «precipitación» con la que se ha llevado a cabo la suspensión de las actividades económicas no consideradas esenciales sin tiempo «para que las empresas se preparen» con margen suficiente para el cierre.

Desde el ámbito de la política, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha explicado que pese a las discrepancias manifestadas incluso por el propio lehendakari la Administración autonómica está ya «centrada en la implementación» de las medidas, porque, ha recordado, desde el principio de la crisis sanitaria su disposición ha sido la de «máxima cooperación» con el Gobierno español, algo que, ha anunciado, va a seguir siendo así porque «no puede ser de otra manera».

La consejera vasca de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha matizado que los competidores directos de la industria vasca, como Alemania, aplican medidas menos lesivas, de manera que «se van a encontrar con una situación mejor» que las empresas vascas cuando la crisis sanitaria finalice.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha rechazado «paralizar totalmente la actividad industrial» en Vitoria y Álava y ha abogado por «adecuar la actividad económica a las medidas de seguridad de salud pública», ya que «no hay provincia en el Estado con mayor peso de la industria que la alavesa».

Han sido los sindicatos los que han puesto el contrapunto a estas críticas.

La central mayoritaria en Euskadi, ELA, ha considerado una «buena noticia» la decisión del Gobierno central de paralizar las actividades no esenciales para frenar la expansión del coronavirus y ha acusado al vasco de defender con su actitud «el interés patronal por encima de la salud de la ciudadanía».

La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, ha advertido de que el sindicato «vigilará» la interpretación que haga la patronal del decreto que paraliza las actividades no esenciales, con el fin de que «no se abran resquicios a las excepciones» y desde UGT-Euskadi su secretario general, Raúl Arza, ha señalado que la decisión del Gobierno español es «lo más correcto» para luchar contra la pandemia. EFE


Compartir

3 Comentarios

  1. Este señor acaba de salir de su cueva y lo primero de que dice es esto….. DIMITE YAAAAAAA…. Lo primero te debes a la ciudadania, trabaja por y para eĺla deja la industria para otros… es preferible una vida humana a que se pierdan unos miles de euros de los empresarios. O es que si se cierran las empresas 8-9…. días tu sueldo se va a ver mermado,preocupate de esa gente que igual no llega a final de mes ayudandola si hiciera falta hasta con tu sueldo que te pagamos todos.

  2. Urkullu y Urtaran al servicio de los empresarios (SEA Y CONFEBASK).
    Vale más una vida que miles de euros menos en el bolsillo de un empresario .
    PNV fueraaa!

  3. Aún hay gente que no sabe que los puestos de trabajo los crean las empresas. Y muchas van a desaparecer y con ellas sus puestos de trabajo.

Dejar respuesta