El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha calificado de «netamente positivo» el trabajo de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, y ha expresado «su plena confianza» en el modelo de gestión «en red» de Osakidetza para un funcionamiento «integrado, coordinado y basado en la complementariedad» orientado a la excelencia.

En el pleno de control del Parlamento Vasco tanto Urkullu como Sagardui han respondido a preguntas de todos los grupos de la oposición sobre la crisis abierta en la OSI de Donostialdea tras los ceses hace dos semanas de la gerente de la OSI Donostialdea, Itziar Pérez, y a la directora médica del Hospital de Donostia, Idoia Gurrutxuga.

Todos los portavoces -Maddalen Iriarte (EH Bildu), Miren Gorrotxategi (Elkarrekin Podemos-IU), Carlos Iturgaiz (PP+Cs) y Amaia Martínez (Vox)- han criticado el «deterioro» de Osakidetza y han cuestionado su gestión «vertical» y «opaca», con decisiones tomadas «con puño de hierro», lo que ha motivado la «rebelión» del hospital donostiarra.

«Está en juego» el sistema sanitario y «cada día se abre un frente nuevo» en Osakidetza, ha advertido Iriarte, quien ha recordado que las protestas no se limitan al Hospital Donostia, sino también al de Basurto por el traslado de la unidad cardíaca y a la Atención Primaria, entre otros puntos.

Gorrotxategi ha lamentado que «Osakidetza no es ni la sombra de lo que era» y ha relacionado las protestas con que las decisiones «se están tomando en contra» de los responsables sanitarios. Al igual que Iriarte, ha pedido alumbrar un nuevo plan estratégico consensuado con los profesionales.

Iturgaiz ha considerado que «con la gestión del PNV la joya de la corona va camino de convertirse en un montón de circonitas, en simple bisutería» y ha responsabilizado al Departamento de Salud y a la consejera de «incendiar» Osakidertza con una gestión «pirómana».

«La gestión de Sagardui no pasa la prueba del algodón» y ha hecho «de la improvisación y de la opacidad su seña de identidad», ha criticado Amaia Martínez.

Por su parte la consejera ha subrayado que los ceses en el Hospital Donostia no han afectado a la calidad de atención sanitaria y ha insistido en que «nadie ha pretendido trasladar ningún servicio o técnica» fuera de este centro sanitario, «más bien al contrario».

Es más, ha añadido, este hospital es el primer centro vasco en aplicar terapias avanzadas CAR-T, ha sido propuesto como centro de referencia para enfermedades neuromusculares del Sistema Nacional de Salud y ha sido elegido para acoger la primera unidad de protonterapia de Euskadi, cuyas las obras empezarán en año y medio, según ha anunciado.

El lehendakari ha reiterado su confianza en Sagardui y ha ensalzado su gestión -y la de sus predecesores Nekane Murga y Jon Darpón- durante toda la legislatura, ya que ha encarado una «realidad compleja» debido a la pandemia y otros «retos» como el envejecimiento de la población y el «déficit» de médicos.

Urkullu ha recalcado el compromiso «inquebrantable» de su Gobierno con Osakidetza, que es el «emblema» del autogobierno vasco. Prueba de ello, ha apuntado, es que casi un tercio del presupuesto de Euskadi es para Salud y que la plantilla estructural de Osakidetza se ha aumentado hasta las 31.000 personas.

Ha admitido no obstante que el Servicio Vasco de Salud atraviesa una «crisis de crecimiento», lo que ha motivado la apertura de «un proceso de reflexión» con los profesionales.

«Tenemos dificultades y problemas, no hay duda», ha reconocido el lehendakari, que se ha mostrado convencido de que las «discrepancias» que pueda haber «se encauzarán en el proceso de elaboración del nuevo plan estratégico». «Entre todos encontraremos las soluciones», ha añadido.

Ha expresado su «plena confianza» en la gestión de Osakidetza basado en «un funcionamiento en red, ni radial, ni insular» y que trabaja con una «perspectiva de país y de eficiencia».

La crisis con el personal de la OSI Donostialdea que ha motivado que el asunto haya llegado al Parlamento Vasco comenzó con los citados ceses del Hospital Donostia, que fueron respondidos con actos de protesta y la elaboración de una plataforma reivindicativa de la gran mayoría de jefes de servicio del centro.

Sin embargo la tensión se ha rebajado después de que el martes los jefes de Servicio del Hospital de Donostia decidieran suspender las protestas hasta este viernes, aunque el anuncio de que este lunes la directora general de Osakidetza, Rosa Pérez, se reunirá con los directivos de la OSI, los cargos intermedios y una representación de las jefaturas de servicio del centro sanitario les han llevado a suspender la movilización para hoy. EFE



3 Comentarios

  1. Bla, bla, bla, ….. bla, bla, bla…… Ahora toca repartir caramelitos en complementos retributivos para los que se han quejado……. y san se acabó….. la calidad de la Sanidad Vasca cada vez peor….
    y mientras tanto el GRAN NEGOCIO DE ….IMQ….. que alimenta estómagos de los circulos nacionalistas BILBAINOS!!!! ….. a seguir subiendo como la espuma y a hacer caja con las primas de los seguros cada mes…
    negocio perfecto…..

Dejar respuesta