Agentes de la Ertzain-etxea de detuvieron ayer en Amurrio a una mujer acusada de sustraer joyas de una vivienda en la que realizaba labores de limpieza.

La arrestada intentó vender las joyas sustraídas en una tienda de compra-venta pero la operación fue detectada por la Policía autonómica.
La procedencia de las joyas, un reloj de señora, un par de pendientes y un anillo de oro, valorados en 500 euros se pudo determinar después de que fueran ocupadas durante la operación de compra-venta. El pasado mes de febrero la mujer trató de vender diversos objetos alegando que un familiar se los había regalado. Ante las sospechas de que su origen fuera ilegal los agentes iniciaron una investigación para determinar si las joyas habían sido regaladas por el familiar como afirmaba la sospechosa.
Tras realizar las correspondientes averiguaciones, agentes de  la Ertzain-etxea de Llodio comprobaron que las joyas entregadas no correspondían con las ocupadas a la mujer, por lo que continuaron con la investigación para determinar su procedencia. Días más tarde, los ertzainas descubrieron que la sospechosa, de 26 años de edad, realizaba trabajos de limpieza en una vivienda de Amurrio. Tras contactar con la propietaria de la vivienda, ésta reconoció que las joyas pertenecían a un familiar suyo y que habían sido robadas aprovechando un descuido. Ante tales evidencias los agentes procedieron ayer a la detención de la sospechosa acusada de un delito de hurto.
La arrestada fue trasladada a dependencias policiales para realizar las correspondientes diligencias y, posteriormente, fue citada para comparecer en las próximas horas ante la autoridad judicial.


Dejar respuesta