foto de chatarra ajena a la información

Un ciudadano ha solicitado ayuda al Ayuntamiento de Vitoria para recuperar la convivencia en una comunidad de vecinos. «Por favor, ayuda», dice en el Buzón Municipal.

«Alokabide ha instalado en una vivienda del barrio del Pilar, calle Paraguay, a una familia gitana que está trastocando la vida y convivencia de esta comunidad.

Se dedican a la chatarra y la suben al piso, golpes, arrastran, ruidos a cualquier hora, por no decir de las fiestas que preparan, música y cante a todo volumen, golpes en el suelo taconeando que parece que hunden el piso.

Nos quejamos a Alokabide y no solucionan nada, se les llama la atención y dicen que en su casa mandan ellos, está toda la comunidad aterrorizada y nadie hace nada.

Alokabide no quiere hacer guetos, y pasa el problema a personas que viven decentemente en el piso que han comprado con sus esfuerzos y ante esto está impotente y desprotegidos.

¿Racista? Racistas si con personas incivicas que tienen todos sus derechos pero no cumplen las obligaciones. Esta comunidad lo está pasando muy mal y nadie le pone remedio. POR FAVOR AYUDA», concluye en su exposición.

RESPUESTA DEL AYUNTAMIENTO

Y el Ayuntamiento de Vitoria ha intervenido inicialmente. Se ha puesto en contacto con Alokabide, «que informa tener constancia de las dificultades de convivencia que expresa, así como de haber iniciado el proceso de actuación para dar solución a las mismas».

Aunque reconoce que «la gestión de este tipo de situaciones requiere tiempo y confiamos que se alcanzará una solución satisfactoria para todas las partes».


Compartir

8 Comentarios

  1. A este tipo de gente no les llevan de vecinos a alcsldes,concejales o gente de clase alta, como se nota q somos para el alcalde y demas instituciones un numero mas

  2. El organismo que les haya concedido la vivienda tiene que actuar inmediatamente, pero tienen que querer hacerlo, se entiende.
    Una vez verificado que las quejan son fundadas, se les llama oficialmente la atención para que depongan su comportamiento y se les vigila.
    Si no hacen caso, se les da un nuevo toque de atención dejándoles claramente avisados de que si en 15 días vuelven a molestar a los demás vecinos, se les desaloja de la vivienda y si no hacen caso y persisten en su actitud… a la puta calle.
    Pero mucho me temo que al ser gitanos, como se lee en el artículo, los que les han concedido la vivienda poco van a hacer y los que la habitan menos aún. Unos temiendo menoscabar los “derechos fundamentales” de esa gente y los otros porque no harán ni puto caso y seguirán como hasta ahora.
    Otra forma no puedo escribirla aquí, pero la adivinarán ustedes.

    • De acuerdo contigo….. por ahí deben de ir las cosas.
      Derecho de vivienda si a todos….. pero caña al geta desde el más poderoso hasta el más bajo del escalafón social.

  3. si no cumplen con las normativas de convivencia, deben ser desalojados y que busquen sitio en lugares deshabitados, donde no molesten a nadie, los pisos de alokabide, son servicios de orden público y por tanto sale del bolsillo de todos los contribuyentes para dar un servicio a aquel que respete y sepa de dónde salen estos servicios, que son de todos y para todos siempre que se cumplan las reglas.

  4. ¿Tiempo?

    ¿Para qué están normativas y leyes? Lo que pasa es que no tenéis la diligencia que hay que tener.

    Salvo con los que pillais con el radar de tráfico.

    Valientes!!

  5. Las Instituciones están para legislar, gestionar y juzgar en favor de la buena convivencia de la ciudadanía.
    Si las Instituciones públicas no hacen su trabajo penalizando al incívico la sociedad acabará tomandose la justicia por su mano y reinará la anarquía.
    La dejadez de las instituciones al hacer sus funciones traerá el conflicto social y el racismo a su máxima expresión.

  6. DE VERGUENZA. Entre unas y otras, pasan los días y los meses, y aunque los desalojen, los vecinos se han tragado un tiempo que nadie les devuelve. DE VERGUENZA. Los de Alokabide que los meten donde les parece (menos en sus comunidades, en las del alcalde, concejales y demás políticos. Luego, con pedir que no seamos racistas, han cumplido. DE VERGUENZA. Habría que sancionar a todos estos, que lo provocan, e indemnizar a los dañados con su dinero. DE VERGUENZA. ¿No tienen los que provocan esto, como referencia, un montón de casos similares, sabiendo como terminan todos? ¿A que si estos vecinos convocan una cacerolada cada noche a la puerta del alcalde y concejales, los desalojan en dos días? DE VERGUENZA.

Dejar respuesta