Una de las grandes noticias para el Deportivo Alavés en este inicio de temporada es la irrupción de Abderrahmane Rebbach, un jugador de la cantera albiazul, que tras debutar en Segunda División es consciente de que le quedan “muchas cosas por mejorar”.

El futbolista argelino se ha ganado un puesto en la plantilla de Luis García Plaza que ha le ha dado la alternativa en cinco partidos, tres de ellos como titular en los que ha anotado un gol.

“Me siento muy bien”, afirmó el babazorro en rueda de prensa, que sabe que está empezando y que le queda mucho camino por recorrer. Ha sido un salto importante de tres categorías en solo dos años, pero reconoció que “con la ayuda de los compañeros y el cuerpo técnico” ha sido fácil el cambio.

“Al principio esperaba tener minutos pero no tantos como los que tengo”, admitió el extremo africano formado en las categorías inferiores albiazules que sabe que tiene que mejorar en defensa. “Me cuesta mucho, siempre me ha costado y también tomar decisiones en ataque”, añadió.

Apuntó que la gran diferencia entre una categoría y otra es “la intensidad de los partidos” y que siempre va a enfrentarse a buenos jugadores.

“Desde que vine al Alavés siempre he deseado jugar en Mendizorroza, delante de nuestra gente. Cuando yo estaba en la grada pensaba que algún podría estar ahí abajo y lo he conseguido”, dijo con orgullo.

No quiso darle importancia al liderato. “Estamos contentos, como cualquier invicto que está primero, pero hora tenemos que pensar en el siguiente partido y olvidarnos de lo de atrás”, expuso.

“Acabamos de empezar y no hay que mirar en que posición estamos porque en segunda empiezas bien, puedes bajar abajo y volver a subir”, avisó. EFE



Dejar respuesta