Un policía municipal de Vitoria, en sus dos últimos días de trabajo, multó a más de 200 vehículos por exceso de velocidad fuera de los lugares habilitados para la medición de los radares.

Con su actuación ha impuesto sanciones por valor de 20.000 euros, según acaba de confirmar el Ayuntamiento a Norte Exprés.

Aunque el radar del vehículo policial no se localizase en una zona marcada, la multa deberá pagarse.

Como recuerda la Policía Municipal, las zonas marcadas no tienen afán recaudatorio, simplemente son un elemento disuasorio para no aumentar la velocidad. Pero en esta ocasión, la mala fe de colocar el radar móvil en zonas no anunciadas es un hecho, aunque no podrán quitarse las multas puesto que existen infracciones.

La suma monetaria de las más de doscientas  infracciones asciende a 20.000 euros aproximadamente.

El Ayuntamiento debiera pensar en no tramitar las recetas.

Fotografía: Agente municipal ajeno a la información.

 



Dejar respuesta