Los bomberos intervinieron ayer para extinguir el fuego, que se declaró en una oficina localizada en la calle San Antonio y que causó importantes daños, sobre todo por humo, en el local siniestrado.

A primeras horas de la tarde se recibió un aviso que alertaba de la presencia de humo. Ya en el lugar el local los bomberos comprobaron que se encontraba cerrado por lo que accedieron a través de una ventana por el patio interior.

Se trataba de un fuego pequeño pero con mucho humo, que los bomberos apagaron con agua. Posteriormente recogieron el agua de la extinción con el aspirador, ya que las personas que trabajaban en la oficina de de la planta inferior les indicaron que les estaba cayendo agua. Más tarde apareció la propiedad y se hace cargo del local.


Compartir

Dejar respuesta