La pandemia del coronavirus obligó a suspender los distintos mercados de venta ambulante que se celebran en la ciudad: el mercado de las flores, el mercado de productos autóctonos y los mercadillos de los barrios (Bolueta, Zorrotza, Otxarkoaga y Plaza Nueva).

Paulatinamente, y con las pertinentes medidas sanitarias y de aforo, se han podido ir recuperando todos ellos salvo uno, el dominical de la Plaza Nueva.

A tenor de la situación, y vista la imposibilidad de retomar este mercadillo en su espacio habitual –ya que la zona porticada debe seguir libre para garantizar el tránsito peatonal y su convivencia con los usuarios de los establecimientos de hostelería con la distancia oportuna–, el Ayuntamiento de Bilbao ha decidido ofrecer a los titulares de los puestos de este mercado una alternativa provisional.

En concreto, contarán con autorización para ubicarse cada sábado en el segundo Tinglado del Arenal, empezando desde mañana mismo (24 de julio) con 16 puestos. El primer Tinglado seguirá acogiendo el tradicional Mercado de Productos Autóctonos.

Tal y como ocurre en el resto de los mercados de venta ambulante de la ciudad, las personas con autorización deberán cumplir con todas las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias en el momento de la celebración de la actividad.

En este sentido, no podrán incorporarse a sus puestos de venta quienes estén en aislamiento domiciliario por tener diagnóstico de COVID-19 o tengan alguno de los síntomas compatibles. Así como aquellos que no teniendo síntomas, se encuentren en período de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto con alguna persona con síntomas o diagnosticada con COVID-19.


Compartir

Dejar respuesta