Un hombre de 75 años fue víctima del conocido timo del tocomocho en la mañana del pasado viernes cuando fue abordado en la vía pública por un varón que le preguntó por una dirección, ya que en una sucursal bancaria situada en esa calle iba a cobrar diez décimos de la Once que, supuestamente, estaban premiados.

Durante la conversación se sumó otro varón, el gancho, quien, con sus aportaciones le dio credibilidad a la historia y entre los dos embaucaron a la víctima que, finalmente, entregó a los estafadores algo más de 17.000 euros que guardaba en su domicilio.



Dejar respuesta