mayores aislados vitoria

Un lector nos escribe y opina sobre la situación de las residencias de mayores en Vitoria:

«La Covid se ha cebado con nuestros mayores.

Mi madre, sin positivos ni entre los usuarios ni entre el personal, lleva aislada mas de 47 dias en su habitacion.

De nada me ha servido rogar y suplicar que se suspenda el aislamiento. Son normas me dicen.

Que duro. Que sufrimiento para ella y para nosotros. ¿Porqué este trato tan vejatorio?. ¿Nadie puede entender que esto es inhumano?

Solo sabemos lo que ella nos cuenta, y contentos porque ella se expresa, pero que dolor, oírle llorar, no entender este castigo del aislamiento y que nadie haga nada por acabar con este maltrato.

Sr. Diputado, srs propietarios de la residencia, la Covid no nos ha matado, pero a ella y a nosotros nos va a matar el no verla ni en video llamada, la tristeza, esta agonia.

Por favor, que alguien acabe con tanto dolor».


Compartir

3 Comentarios

  1. A LOS QUE TENEMOS QUE AISLAR, DESPRECIAR Y RECORDARLES LO QUE HAN HECHO Y ESTÁN HACIENDO ES A TODA LA CLASE POLÍTICA SIN DIFERENCIAR ENTRE PARTIDOS, A TODOS, A TODOS!! , Y A TODOS LOS SINDICALISTOS Y SALVAPATRIAS QUE CON SU INDIFERENCIA Y DEJACIÓN HAN CONVERTIDO A LAS RESIDENCIAS DE ANCIANOS EN «CORREDORES DE LA MUERTE » , (QUE NO SON HOSPITALES SINO RESIDENCIAS). PARA SUBIRSE EL SUELDO SI QUE SE PONEN DE ACUERDO LOS MUY …
    MI ABRAZO MAS SENTIDO PARA AQUELLOS ANCIANOS QUE CON SU ESFUERZO , TRABAJO Y SACRIFICIO CREARON UN ESTADO DEL BIENESTAR QUE TODOS DISFRUTAMOS HOY Y QUE LOS POLÍTICOS EN ESTA ETAPA DE SU VIDA LES HAN NEGADO. SALUD

  2. Para mi AMA ya es tarde. Murió el día 19 de soledad, de tristeza, después de dos meses de confinamiento en la Residencia Los Molinos.
    Cuando se tienen graves deficiencias de visión y de audición las video-llamadas no sirven.
    No comprendía el porqué, aunque se lo explicaran todos los días. Sólo percibía que sus hijos, de repente, habían dejado de ir. Dejó de comer, de beber. Nuestro dolor es mayor porque murió en la creencia que la habíamos abandonado como a un perro.
    Habrá que replantearse unas normas que en vez de salvar están acabando con nuestros MAYORES.

Dejar respuesta