empleados michelin vitoria

EFE).- Más de doscientas personas se han concentrado hoy ante la planta de Michelin en Vitoria en protesta por el fallecimiento de su compañero Antonio Miguel Parra, al que han despedido con una pancarta con su foto, un lazo negro y la leyenda «Tus compañeros siempre te recordaremos».

Antonio Miguel Parra, de 43 años, falleció el martes tras permanecer en coma desde el domingo, cuando quedó aplastado entre una plataforma elevadora y una valla mientras hacía un trabajo en altura en una prensa de cocción de neumáticos.

El comité de empresa ha convocado hoy a los cerca de 3.300 trabajadores de la fábrica a un paro de 24 horas y a una concentración que se ha celebrado a la una de esta tarde y que ha sido secundada por más de doscientas personas.

En la misma se han desplegado dos pancartas, una del comité con el eslogan en euskera y castellano «No más muertes laborales» y otra con una foto de Parra, un lazo negro y el mensaje «Tus compañeros siempre te recordaremos».

Durante la concentración, a la que ha acudido el secretario general de UGT-Euskadi, Raúl Arza, sindicato al que estaba afiliado el fallecido, se han vivido momentos de mucha emoción y algunos de los asistentes no han podido contener las lágrimas.

El presidente del comité, Yon Koroso (CGT), ha explicado a los medios de comunicación que la plantilla «está mal» porque este es el cuarto accidente laboral mortal en dos años (han muerto dos trabajadores de Michelin y dos subcontratados). «Es una situación inadmisible, no se puede seguir así», ha dicho.

El representante sindical ha explicado que la concentración de hoy busca «que no vuelvan a ocurrir accidentes como este y que se revisen todos los protocolos», el mismo objetivo que tiene el paro de 24 horas, cuyo seguimiento no ha cuantificado, aunque está «contento» con el mismo.

Tras la muerte de Parra el comité se ha reunido con la empresa pero, según Koroso, la dirección aún no dado respuesta a las preguntas planteadas por los sindicatos sobre las circunstancias del accidente. «Hay muchas lagunas y cosas que seguimos sin entender», ha apuntado.

Por su parte, el delegado de ESK, Iñaki Fernández, ha denunciado que además de los cuatro fallecidos en accidente laboral en los dos últimos años «ha habido bastantes sustos que podían haber tenido consecuencias fatales». «Queremos que se tomen medidas al respecto», ha dicho el sindicalista, quien ha asegurado que la plantilla está «consternada» por la muerte de Parra.

En declaraciones a Efe ha dicho que, aunque en la fábrica hay desfibriladores, en el momento del accidente no había «nadie formado para usarlos», por lo que no pudo practicarse la reanimación con este instrumento hasta que llegó un médico.

«Es inadmisible que estos accidentes se sigan sucediendo y que los trabajadores nos tengamos que jugar la vida cada vez que vamos a trabajar», ha señalado este mismo sindicato en una nota.

ESK ha denunciado además que en el caso de Parra la empresa «no había evaluado adecuadamente los riesgos» de las labores que estaba llevando a cabo «ni había puesto medida alguna para corregir la situación de riesgo». EFE



Dejar respuesta