Sentencia por matar a dos cachorros en Álava

Un juzgado de Vitoria ha condenado a 16 meses de cárcel a un hombre por matar a dos cachorros de setter inglés que fueron encontrados muertos en una zona boscosa de pinos cerca de la localidad de Vírgala Mayor (Álava) en una operación en la que ha participado la Guardia Civil.

El Ministerio del Interior ha explicado este viernes en una nota de prensa que el hoy condenado fue detenido por dos delitos de maltrato animal en el marco de la operación «Txakur» (perro en euskera) dirigida por miembros del Seprona de la Guardia Civil en colaboración de agentes forestales de la Diputación alavesa que se abrió tras hallarse a los dos cachorros muertos.

Las primeras investigaciones llevaron a los agentes a una finca particular donde se localizaron dos perras que habían dado a luz recientemente a una camada de cachorros cuyas características físicas coincidían con los animales hallados muertos.

Los agentes de la Guardia Civil tomaron muestras de ADN de cada hembra para su análisis y se enviaron los cadáveres al instituto de Medicina Legal de Valencia para hacer una necropsia. El resultado puso de manifiesto la compatibilidad materno filial entre una de las perras que poseía el condenado y los cachorros muertos.

La necropsia certificó demás la causa de la muerte de ambos animales: traumatismo craneoencefálico con un objeto romo.

La Fiscalía de Medio Ambiente de Álava solicitó por cada uno de los delitos la pena de 12 meses de prisión para el acusado y finalmente un juzgado de Vitoria condenó al detenido como autor de dos delitos de maltrato animal a 16 meses de cárcel, 8 por cada uno.

En lo que va de año la Guardia Civil ha detectado 228 delitos de abandono animal con 103 detenidos e investigados y 832 delitos de maltrato animal con 486 arrestados. Las infracciones administrativas relativas a la normativa sobre animales de compañía ascienden a 13.068.

Coincidiendo con el Día Mundial de los Derechos de los Animales, la Guardia Civil ha puesto en valor la importancia de estos no solo desde el punto de vista social y de compañía sino como pieza fundamental en el equilibrio de los ecosistemas. EFE


Compartir

8 Comentarios

  1. Eso no es ni una persona, ni un animal, porque los animales no hacen eso por capricho. No se merece ni el pan que come. Segura que ha dormido a pierna suelta ese mismo día. El atarlo de por vida con una cadena a la pared de una mazmorra húmeda y sin luz, sería ser benevolente con él.

  2. Lo que ha hecho este miserable con dos pobres e indefensos animales, me lleva a recordar lo que hacen los miserables negacionistas con las personas, animándolas a no defenderse de una enfermedad probada como grave y provocando con su comportamiento la propagación de dicha enfermedad.

  3. Aparte de cruel, que ya lo habéis valorado, es que es tonto…
    ¿Y qué pasa con todos los cachorros de muchos más partos en particular los que se anuncian con pedigrís? Igual hacía falta más control…

Dejar respuesta