La Policía Local detuvo ayer a un hombre de 38 años por agredir a su padre tras una discusión familiar en un domicilio en Zaramaga. Minutos antes de las diez de la mañana fue requerida la presencia policial por el padre del detenido quien les manifestó que había discutido con su hijo por un tema familiar.

Según el testimonio del padre, en un momento de la discusión, el hijo le había pegado y ante la amenaza de que las agresiones fueran a más se había hecho con un arma blanca para defenderse, pero no había acometido con ella al hijo.

La patrulla comprobó que las versiones de ambos progenitores eran coincidentes y que el padre presentaba lesiones leves producto de la agresión, por lo que procedieron a detener al hijo, acusado de un delito de volencia intrafamiliar, y a trasladarlo a dependencias policiales para tramitar el atestado correspondiente y ponerlo a disposición de la autoridad judicial.


Compartir

Dejar respuesta