EFE).- La comisión de ayuda al refugiado CEAR-Euskadi volverá a reunir en torno a una mesa el próximo 13 de noviembre a familias alavesas y refugiados o migrantes con el fin de fomentar lazos de amistad entre ellos y derribar prejuicios entre culturas.

Según ha informado CEAR, esta iniciativa, denominada Bizilagunak y que se desarrolla por tercer año consecutivo, se llevará a cabo en Vitoria y por primera vez en las cuadrillas de Ayala, Campezo y la Llanada Alavesa.

El escritor Bernardo Atxaga, la ciclista Lourdes Oiarbide y la luchadora Maider Unda apoyan estos encuentros con los que se pretende promover en los pueblos alaveses una convivencia entre culturas, «libre de rumores xenófobos».

El objetivo es que nazcan amistades entre personas culturalmente diversas, como refugiados, migrantes y autóctonos, a través de la organización de unas comidas que desmonten estereotipos recíprocos entre culturas.

Los encuentros tendrán lugar el domingo 13 de noviembre, cuando en distintos municipios se reunirán a comer familias locales y refugiadas o inmigrantes en casa de una de ellas para compartir el espacio y conocerse.

Esta misma experiencia se llevará a cabo en numerosas casas de distintos pueblos y ciudades de Euskadi, de Europa y del mundo.

En cada una de esas comidas participará una persona dinamizadora, que ayudará en la organización del almuerzo, ha anunciado CEAR, que ha recordado que las familias participantes pueden ser de todo tipo, desde madres solteras, parejas de mujeres o de hombres, mixtas, con o sin niños, personas que viven solas, abuelas con nietos, compañeros de piso o cuadrillas de amigos, es decir «personas que comparten la vida».

Bajo el lema: «¡Abre las puertas de tu casa, abre las puertas de tu mente! Encaríñate con las personas refugiadas y migrantes de tu localidad», se propone conseguir «cerrar las puertas a los rumores que promueven el rechazo de la gente que viene de otros países».


Compartir

1 Comentario

  1. Menudo montaje que tienen estos de CEAR, menuda oficina que tienen montada, y menuda película que tienen. A veces les da hasta para hacer jornadas de trabajo en una cafetería proxima,. Adivinen quien paga los cafés y pintxos

Dejar respuesta