El entrenador del Bitci Baskonia, Dusko Ivanovic, indicó este jueves antes del duelo ante el Maccabi que la única manera de salir de la crisis de juego y resultados que atraviesa el equipo es “siendo positivos”.

El montenegrino incidió en rueda de prensa que tienen que pensar que no son el equipo que en la última semana ha dado “una pobre imagen”, sino que son mejores, que pueden jugar mejor y así lo han demostrado.

Explicó que en los anteriores partidos se rindieron “demasiado pronto” y confesó que esta semana ha servido para recuperar “física y mentalmente” a algunos jugadores porque ha sido “dura”.

MACCABI

“Me gusta mucho cómo juega el Maccabi, son muy rápidos con muchos jugadores que manejan muy bien el balón en situaciones de uno contra uno”, analizó el técnico, que se mostró preocupado porque su rival juega los partidos a 90 puntos, algo que no puede hacer su equipo en este momento, por lo que apeló a la defensa y a poder anotar algunas canastas fáciles.

“Primero tienes que creer en ti mismo y después creer en tu equipo, si no crees en esto no vamos a ningún lado”, manifestó en relación al trabajo mental con sus jugadores. EFE

El Baskonia ansía la redención ante el Maccabi

El Bitci Baskonia ansía la redención ante el Maccabi de Tel-Aviv en un duelo que tendrá lugar este viernes en el Buesa Arena y en el que no tomará parte Lamar Peters, último fichaje baskonista.

El conjunto vitoriano acumula cuatro derrotas consecutivas -dos en Liga ACB y dos en Euroliga- y espera cambiar el rumbo de los últimos diez días ante un potente equipo hebreo, que llega de superar al Barça con relativa comodidad.

Alec Peters y Sander Raieste seguirán siendo baja en un duelo en el que los hebreos llegan a Vitoria en plenas facultades con la intención de hurgar en una herida que debe suturarse a través de defensa, velocidad y sacrificio.

Rokas Giedraitis, que volvió ante el Real Madrid, marcará el ritmo anotador de un Baskonia necesitado de la aportación de su juego interior y de hombres como Wade Baldwin y Simone Fontecchio.

Enfrente estará un Maccabi muy distinto al del curso pasado aunque mantiene a su entrenador, el griego Ioannis Sfairopoulous, y a su jugador franquicia, Scottie Wilbekin.

La llegada de jugadores contrastados como los interiores Ante Zizic, Jalen Reynolds, Derrick Williams, Jake Cohen o Mattias Lessort, completan una de las pinturas más potentes del campeonato.

Además destaca el anotador James Nunally, el jugador más valorado hasta ahora del equipo israelita.

Solo ha perdido dos partidos en siete jornadas y con el paso de las jornadas han mejorado notablemente su juego por lo que los baskonistas deberán emplearse a fondo para superar a un candidato claro al playoff. EFE


Compartir

Dejar respuesta