lineas electricas

El Gobierno Vasco ha propuesto que el Estado elimine de la factura eléctrica todas las tasas, entre las que ha citado las primas a las renovables, los extracostes no peninsulares y la anualidad del déficit tarifario, y que asuma su coste directamente, lo que podría suponer un ahorro de entre el 40 y el 45 % para las empresas.

La propuesta ha sido formulada este martes por la consejera vasca de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, quien ha puesto sobre la mesa la necesidad de llevar a cabo un planteamiento de actuación conjunta entre los ejecutivos central y vasco y la Comisión Europea que aporte «estabilidad» para poder hacer frente al «impacto» del precio de la energía en la industria, aunque ha precisado que la iniciativa se haría extensiva a la totalidad de consumidores.

Tapia ha comparecido tras la reunión del Consejo de Gobierno Vasco para trasladar la preocupación por las consecuencias en la industria del aumento del coste de energía que ya ha provocado que la acería vasca Sidenor se haya visto obligada a parar la producción de su planta principal de Basauri (Bizkaia) de forma intermitente hasta Navidades.

El Ejecutivo de Vitoria prepara una estrategia energética con medidas a corto, medio y largo plazo, para defender la realidad empresarial vasca, de la que la consejera ha adelantado algunos aspectos, y que afectarían a los gobiernos central y vasco y a la Comisión Europea.

El planteamiento al Gobierno central pasa por pedirle que decrete una «carencia temporal para la totalidad de los cargos» de la factura eléctrica.

Se trataría de eliminar y/o aplazar de forma temporal las tasas recogidas en la factura eléctrica, como las primas a las renovables, los extracostes no peninsulares y la anualidad del déficit tarifario que pasarían a ser asumidos directamente por el Estado. EFE

Patronales vascas piden reconsiderar el decreto del precio de la energía

La patronal vasca Confebask, y las de Gipuzkoa, Bizkaia y Álava, han expresado al Gobierno su oposición al decreto de medidas urgentes para mitigar la escalada del precio de la energía y han pedido que lo reconsidere por su impacto «muy negativo» en la industria vasca.

Confebask y sus asociaciones territoriales Adegi, Cebek y Sea, han enviado una carta a la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en la que le advierten de las consecuencias ‘muy negativas’ que tendrá para la industria vasca la aprobación de dicho decreto-ley.

En la misiva, los presidentes de Confebask, Eduardo Zubiaurre; Adegi, Eduardo Junkera; Cebek, Carolina Pérez Toledo, y SEA, Pascal Gómez, trasladan a la vicepresidenta tercera su “posición contraria a esta medida”.

Los presidentes de las cuatro organizaciones empresariales de Euskadi recuerdan a Teresa Ribera que “el coste de la energía es un factor fundamental para la competitividad y viabilidad» de las empresas vascas.

Por ello, consideran que la creación de una nueva tasa a toda la energía eléctrica no emisora, proporcional a la subida del coste del gas, «va a tener un impacto muy negativo en nuestros costes de electricidad».

Para las cuatro patronales vascas «esta nueva tasa supone, a todas luces, una modificación de las reglas de juego, afectando tanto a los contratos que las empresas tienen ya firmados a precios inferiores a los del mercado actual, como a la futura contratación de electricidad que estará sujeta la volatilidad de los precios».

«Todo ello, significa claramente alterar las reglas del juego preexistentes”, subrayan.

Los máximos representantes de Confebask, Adegi, Cebek y Sea concluyen que “las empresas de Euskadi necesitan, hoy más que nunca, un entorno regulatorio estable y conocido, más aún en estos momentos de inicio de recuperación económica tras los efectos sufridos con la pandemia». EFE


Compartir

Dejar respuesta