justicia

EFE.- El Ayuntamiento de Vitoria ha trasladado a la Fiscalía una investigación interna abierta tras la denuncia de un grupo de voluntarias de la asociación protectora de animales Apasos contra un trabajador de la perrera municipal por acoso laboral y sexual desde 2018.

El equipo de gobierno municipal ha mantenido este lunes una reunión con representantes de los grupos del consistorio para trasladarles la información de la que dispone el Ayuntamiento sobre el escrito remitido por estas voluntarias en el que denuncian insinuaciones y tocamientos sexuales, así como trato vejatorio y abuso de poder.

Fuentes municipales han explicado que el departamento de Recursos Humanos ha abierto diligencias previas, con el nombramiento de una instructora y una secretaria para el desarrollo de esta investigación preliminar con el objetivo de aclarar si el funcionario denunciado ha cometido o no alguna infracción contra el régimen disciplinario.

En el transcurso de esta investigación se ha citado en tres ocasiones a las personas denunciantes para corroborar lo que afirman en su escrito, pero, según esta fuente, hasta la fecha no han querido comparecer.

De forma preventiva se ha trasladado provisionalmente al trabajador a otro departamento municipal, aunque con esta medida el Ayuntamiento no pretende «prejuzgar si lo denunciado es cierto o no».

Dada la imposibilidad de avanzar en un «aspecto clave de esta investigación preliminar», por la no comparecencia de las denunciantes, el Ayuntamiento ha decidido trasladar el expediente a la Fiscalía para que lleve a cabo todas las actuaciones necesarias de cara al esclarecimiento de los hechos. EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta