EFE).- El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha dejado claro hoy que a su formación «ni le asusta ni le retrae» dar estabilidad a las instituciones del Estado, pero ha dejado claro que sólo optará por esta vía si el próximo Gobierno asume «la agenda vasca».

Ortuzar ha participado hoy en Vitoria en un acto electoral en el que también ha intervenido el lehendakari, Iñigo Urkullu, quien ha defendido que en las elecciones del 26 de junio Euskadi «se juega la recentralización, la negación y la imposición» del Ejecutivo central.

El presidente del PNV ha asegurado que los partidos de ámbito estatal «han marginado» a las formaciones nacionalistas a las que consideran «invisibles», pero se ha mostrado convencido de que tras las elecciones querrán que estas formaciones actúen de «tontos útiles».

Ha dejado claro que si los partidos estatales llaman a la puerta del PNV esta formación pondrá encima de la mesa la «agenda vasca» para alcanzar cualquier tipo de pacto.

«Nosotros no tememos proclamar que nos gustaría llegar a acuerdos. Ni nos asusta ni nos retrae la idea de buscar la estabilidad de las instituciones en el Estado español. Estamos dispuestos a hablar, pero no sólo de sus intereses, sino de los nuestros, de la agenda vasca», ha advertido.

Por ello, ha proclamado que el PNV debe conseguir un grupo «fuerte» en las Cortes Generales porque de esta forma «Euskadi tendrá oportunidades».

Ortuzar ha señalado que el «voto útil» en Euskadi es el voto al PNV porque «se transforma en ayudas, en empleo, en desarrollo, en educación, en sanidad, y en seguridad».

«Nosotros sólo somos útiles para Euskadi. Útiles para construir la nación vasca. Útiles para poner sobre la mesa de Madrid, en la Carrera de San Jerónimo o en la Moncloa, la agenda vasca. Útiles para hacer Euskadi más libre y soberana», ha insistido.

Para el líder del PNV, España está «hecha unos zorros» y es preciso «un cambio radical» en el funcionamiento de sus instituciones españolas, así como en su estructura para «reconocer que Euskadi, Cataluña y Galicia son naciones» que, a su juicio, «merecen» una relación bilateral con el Estado y poder decidir su futuro de forma «pactada pero libremente».

En la misma línea, el lehendakari ha insistido en que durante esta legislatura el Gobierno de Mariano Rajoy ha puesto en marcha «políticas recentralizadoras de carácter estructural de intensidad desconocida hasta el momento».

«Esto se puede acabar. Esto se tiene que acabar. El día 26 nos jugamos mucho. La alternativa para Álava y Euskadi está aquí y tiene nombre: PNV», ha reclamado.

Urkullu ha puesto en valor las inversiones del Ejecutivo vasco en Vitoria y las ha contrapuesto con iniciativas impulsadas por el Gobierno central como el cierre parcial del aeropuerto de Foronda, y con el retraso en las obras del tren de alta velocidad.

Por ello, ha señalado que la única función del Ejecutivo central es «retrasar las inversiones en Euskadi y atacar el Autogobierno vasco».

«Gobierno Español: Imposición cien y aportación cero. Gobierno Vasco: Inversión cien y aportación cien. Esto es marcar la diferencia», ha afirmado Urkullu, quien ha hecho hincapié en que el PNV es «garantía de defensa de un futuro mejor para Euskadi» y el «muro de contención» ante las «actitudes recentralizadoras de los gobiernos españoles».

Por su parte, Legarda ha asegurado que irá a Madrid a defender infraestructuras para la modernización de Álava y ha advertido a los vascos de que «tengan cuidado con los de la rosa, con los que más que la coleta se les ve el plumero, y con los Rivera y con los primos de Rivera».


Compartir

3 Comentarios

  1. No se puede tener más jeta. Que nos marginan-ningunean-manejan-retrasan-pisotean-esclavizan… dicen, y a la mínima no dudan en negociar con ellos y «vender» a sus electores si se tercia y eso beneficia a sus particulares intereses.

  2. Como es previsible que el interesado PNV se ofrezca y el partido a nivel nacional necesitado acepte su apoyo,
    que sepan que si no ponen freno a su actual política lingüística van a ser cómplices de la discriminación que sufren los castellanoparlantes de Euskadi por no exprestarse (en su propia tierra y en la de sus antepasados) en Euskera.

  3. Para ser justos, señor Ortuzar, convendría que además de echarse flores y cargara a los demás con las culpas, tocara las miserias de los suyos.

    Como vemos que no lo va a hacer, agradeceríamos que NORTE EXPRÉS publicara de nuevo antes del 25 de junio el artículo (o la opinión de un lector, quizás), en el que se relacionaban los escandalosos casos en los que se han visto implicados.

Dejar respuesta