Las mujeres migrantes que desarrollan su trabajo en el sector del hogar y de los cuidados en el ámbito familiar en Vitoria sufren una «falta clara de derechos» en sus condiciones laborales.

Esta es una de las conclusiones del estudio «Cuidadoras Migradas, el Sur de nuestro Norte» que analiza las condiciones de trabajo y experiencias de 30 mujeres migrantes trabajadoras del hogar y cuidadoras en la capital alavesa, elaborado por el Ayuntamiento junto a la Red de Comercio Justo y Consumo Responsable Zentzuz.

Además de evidenciar la falta de derechos laborales, la investigación apunta a la necesidad de reflexionar sobre el sistema público y comunitario de cuidados y «subraya la urgencia de dotar al trabajo de cuidados de condiciones justas y dignas».

El estudio se ha llevado a cabo en plena pandemia a través de los testimonios de 30 mujeres de diversos orígenes que llevan a cabo trabajos del hogar y de cuidados remunerado en Vitoria.

El objetivo de la investigación ha sido «visibilizar la feminización de las migraciones» en el contexto de la globalización, su llegada y las distintas problemáticas que enfrentan en su proceso migratorio relacionadas con el trabajo que desempeñan.

El concejal de Cooperación al Desarrollo, Jon Armentia, ha destacado la importancia que tiene el trabajo de estas mujeres para la sociedad y ha reivindicado la necesidad de dotarlo de unas «condiciones laborales y salariales justas y dignas».

Zentzuz presentará las conclusiones del estudio a la ciudadanía mañana martes en el Palacio de Villasuso dentro de un encuentro abierto que contará con la participación de la doctora en economía y activista en movimientos sociales y feministas de la colectiva XXK, Amaia Pérez Orozco, y la activista, locutora, youtuber y trabajadora del hogar boliviana, Yolanda Mamani, «Chola Bocona».


Compartir

5 Comentarios

  1. En Bolivia no se, pero acá «chola bocona» suena a insulto racista y posiblemente de odio. Por lo demás, el estudio sobre cuidadoras migradas suena a una mamandurria más de las miles que permiten vivir gratistotal en régimen tododerechos/ningunaobligación. Por supuesto, las migradas esas hacen bien en aprovechar sin escrúpulos hipócritas ni complejos gilipollas, lo que les ponen en el morro miles de chorralaires y chocholaires conpandemia y sinpandemia.

  2. ¿A qué esperan los responsables del estudio del ayuntamiento para acudir a los tribunales?
    Como funcionarios es su obligación.

  3. Fácil, al que se le pille con una empleada sin papeles, ni cotización a la seguridad social, se le empapela, que solo se contraten legales y se cotice por todos, es lo mas sano para nuestro sistema, evitamos dinero negro y que personas que trabajan, reciban subsidios que se reciben por estar en paro. Mas ingresos y menos gastos, miel sobre hojuelas.

    Cuando empiezan a denunciar??

    • Normalmente son las propias empleadas las interesadas en no darse de alta en la Seguridad Social, para no perder ayudas. A mi me ocurrió con varias, cuando mis hijos eran pequeños.

      • Antes era más habitual, pero ahora lo lógico sería no solo no contratarlas sino facilitar sus datos para su control. Como hace Hacienda con nosotros a la mínima sospecha de cobrar en negro sin aportar a las arcas.

Dejar respuesta