Ocultan contagios y recortes en residencias de Álava

Familiares de usuarios de residencias de mayores de Álava han denunciado los protocolos covid vigentes en estos centros, han pedido su modificación y han dejado claro que no van a permitir que sus allegados «mueran de pena» por la restricción de visitas y los «aislamientos preventivos».

Más de medio centenar de integrantes de la asociación Babestu se han concentrado este sábado ante la Diputación alavesa tras una pancarta en la que se leía en euskera y castellano el lema «Por unas condiciones dignas para los mayores».

Charo Martínez, una de las portavoces de estas organización que agrupa a cerca de un centenar de familias, ha denunciado que los protocolos vigentes en las residencias vascas, tanto privadas como públicas, son «muchísimo más restrictivos» que las normas que rigen para el resto de los ciudadanos tanto si se es positivo como contacto estrecho.

Como ejemplo, ha explicado a Efe que cuando un residente vacunado es contacto estrecho de un positivo se le aplica un «aislamiento preventivo», cuando el resto de ciudadanos vacunados puede hacer vida normal vigilando la aparición de síntomas. También ha señalado que ante la sospecha de que sean positivos «también se les aísla» en sus habitaciones.

«El protocolo es vergonzoso y de juzgado de guardia» porque, según ha dicho, permitir o no que varios usuarios positivos puedan realizar actividades juntos depende de «si hay o no plantilla suficiente».

Además, ha indicado que en residencias en las que se han concertado plazas públicas solo se permiten dos días de visita semanales. «No hay normalidad como dice el diputado general, es mentira. Los protocolos están maltratando a los usuarios», ha insistido.

Martínez ha denunciado que los «aislamientos suponen matarlos en vida» y aunque ha reconocido que no hay apenas muertes por covid en las residencias, ha subrayado que «no se contabilizan las muertes por pena y tristeza». «Eso es lo que nos preocupa. No vamos a permitir que se mueran de pena, lo vamos a denunciar», ha advertido.

En este sentido, ha denunciado que los aislamientos provocan un avance en el deterioro cognitivo de estas personas y ha hecho hincapié en que «no se ha aprendido nada, se está exactamente igual que en marzo de 2020» en materia de protocolos.

Martínez ha reconocido que hay un pequeño porcentaje de residencias, en torno a un 3 %, que «está teniendo mucha empatía» y trata de evitar esos aislamientos. EFE


Compartir

Dejar respuesta