Nicolasa de 104 años necesita residencia en Vitoria
Maider Etxebarria, jefa del Area Social de Vitoria

Lazamos al Ayuntamiento de Vitoria la pregunta de una hija que reclama una plaza de residencia pública. Es para Nicolasa, de 104 años de edad. ¿Para cuándo?

Seguimos dando voz al ciudadano. Ahora, por una petición que hace la familia. Así se expresa hacia el Ayuntamiento, que luego va a tratar de aclararle su caso concreto.

Confiemos que algún día la responsable del Área Social y candidata socialista, Maider Etxebarria, busque soluciones en este departamento.

«¿Cuál es la razón por la que en Vitoria, una persona que hace 6 años, tiene aprobado su derecho a Vivienda Comunitaria, a día de hoy esté en el puesto 169, si ella ya ha cumplido 104 años?

¿A qué esperan? ¿Por qué se nos da una lista de Residencias Privadas, cuando tiene derecho a una Residencia Pública?

El Ayuntamiento de Vitoria responde a través del buzón municipal, avisando que la edad no tienen nada que ver en las decisiones:

«La lista de asignación de vacantes (lista de espera) para acceder a las plazas de vivienda comunitaria, está basada en la aplicación de un baremo socio-económico.

Este baremo no tiene en cuenta la edad ni la antigüedad de la solicitud, sino que se valoran otras áreas tales como: la situación familiar y de cuidados, la situación convivencial y de vivienda, la capacidad económica, la situación de dependencia y otras situaciones sociales agravantes.

Si sus circunstancias han variado sustancialmente, puede solicitar una revisión de su expediente. Por otro lado, le informamos de que, en caso de decidir acceder a una residencia de la red privada, puede solicitar la Prestación económica vinculada al servicio (PEVS) destinada a ayudarle en el pago de dicho recurso».

LA FAMILIA INSISTE

«Yo sigo apostando por lo público. Pero me podrían indicar la subvención que le iban a dar a Nicolasa, usuaria del Ayuntamiento, por tanto con grado 1 y algunos valores más. Me quieren decir que Nicolasa con 104 años tiene que esperar a que le toque, si con la información de ustedes, tendrían que fallecer 168 personas. Si pueden me lo aclaren, yo no lo entiendo», dice quien se presenta como la hija.

Pero el Ayuntamiento no quiere debatir más en público: «El Buzón ciudadano no es el medio adecuado para dar respuesta a este tipo de información confidencial. Si es usted la interesada, puede pedir una cita con su trabajadora social de referencia o solicitar de forma escrita la información a través de cualquiera de las Oficinas de Información Ciudadana existentes en la ciudad, utilizando el modelo de instancia correspondiente».



7 Comentarios

  1. Siempre igual tendrían que valorar otros aspectos porque de esta manera las residencias son siempre para los mismos ,osea que hay que gastarse todo para que no tengas un euro en la cuenta.

    • Alos hi que te refieres con para los mismos? No te referirás a las personas con menos ingresos? Me parece normal que sea así, si un anciano se queda solo con su pequeña pensión me parece normal que tenga preferencia para entrar en una residencia. No sé que error ves ahí? Igual prefieres que entre otro anciano de familia rica que puede pagarse la asistencia privada que necesita? La igualdad, cuando se parte de puntos distintos es injusticia social. Populista!

      • Según tú, la sanidad pública la deben pagar los «ricos», pero no tienen derecho a ella porque pueden pagarse una privada. Y la educación, y así todo.
        Los servicios públicos deben ser para todos, y todos, digo todos, deben contribuir a su mantenimiento.

  2. Cómo pueden sonreir cualquiera de nuestos políticos: diputados, consejeros, gestores, asesores… teniendo solo a uno de nuestros mayores desatendido.

    • Los babyboomers no vamos a llegar a tan mayores, hemos llevado una vida de mucha juerga y stress.
      Tampoco vamos a tener mucho dinero (salvo excepciones) y nuestros hijos (que Dios nos pille confesados, reggeatoneros y botelloneros…) no lo veo muy claro jajaaja.

  3. Todo por concurso en el País Vasco: los pisos, los cursos culturales y deportivos, la estabilización de trabajadores con experiencia de larga temporalidad ( edades próximas a la jubilación), residencias. Es de vergüenza, que todo se juegue como una lotería, será por ello que tenemos por todo el territorio diseminados establecimientos de azar, algo tendrá que ver. Somos una papeleta.

Dejar respuesta