Igor Sinyutin mr increible vitoria bakh

Igor Sinyutin lo tenía ya claro en su Rusia natal, se iba a dedicar de manera profesional al patinaje artístico. Vivía con sus padres en Samara, ciudad al suroeste de Rusia y a orillas del río Volga,  y tenía a su abuela como vecina cuando a los 6 años les dijo que quería patinar sobre hielo.

El patinador dirige, junto a Alicia Sádaba, la sección de patinaje artístico de Bakh tras recorrer el mundo protagonizando varios espectáculos de Disney sobre hielo.

Por aquel entonces solo había una pista de patinaje sobre hielo en su ciudad y no había mucha afición por este deporte. Todo lo que conocía era por la televisión  y por alguna cosa que le contaba su abuela ya que “en la familia no había patinado nunca nadie” cuenta el patinador.

Sinyutin recuerda cómo bailaba en casa y cómo intentaba imitar a sus ídolos hasta que sus familiares le llevaron a hacer las pruebas para acceder a la escuela. “Primero hice varias pruebas físicas sin patines, llevando el ritmo con canciones, realizando diferentes figuras …y pasé las pruebas para empezar a formarme”, añade Igor que pasó por todos los niveles y que a los 10 años empezó a competir en campeonatos nacionales e internacionales cosechando muchos éxitos formando parte del equipo olímpico nacional.

Constancia y trabajo para dar el salto a la fama con Disney

“Entrenaba muchísimo, tres horas de hielo, físico, ballet clásico, gimnasio… y seis días a la semana”, añade el patinador que a los 24 años estaba algo cansado de la competición y decide darle un giro a su trayectoria. “Me puse en contacto con la compañía que realizaba los espectáculos de Disney sobre hielo y les mandé mi currículum y algunos de mis trabajos y me llamaron para empezar haciendo el Mago de OZ”.

Ha recorrido Europa, Japón o Estados Unidos actuando en pabellones con  más de 15.000 espectadores encarnado diferentes personajes. “He actuado en La Bella y la Bestia siendo protagonista, he hecho de Woody en el espectáculo Toy Story y también he estado varias temporadas siendo el protagonista de Los Increíbles y creo que es el personaje al que más cariño tengo”  recuerda con nostalgia Igor que solo tiene buenos recuerdos para esa época que tuvo que dejar debido a una lesión en los meniscos.

Cada espectáculo estaba formado por más de 40 patinadores y se tardaba una media de cinco o seis meses en preparar las coreografías y que todo estuviera a punto. “Se trataba de una preparación más artística ya que había que llevar el ritmo con diferentes canciones, había que hacer piruetas complicada….hay mucho trabajo detrás de cada espectáculo de estas características”.

Destino final Vitoria. En el Bakh.

A pesar de haber recorrido varias ciudades españolas con los espectáculos no conocía Vitoria. “Actuando estuve en Madrid, Bilbao, Zaragoza…pero nunca en Vitoria. Tras la lesión vi que se necesitaba un entrenador de patinaje sobre hielo en Jaca y no dudé en irme allí”.

Tras su paso por la ciudad oscense y tras haber sido entrenador de Marta García, Campeona de España Junior, se vino a al Club Hielo Bipolo de Vitoria Gasteiz. “No me lo pensé, necesitaban un entrenador de patinaje artístico y me gustaba mucho lo que vi en el Club. Tenía varias entrevistas pero me decanté por Vitoria”.

Tras siete años en la capital alavesa Igor se encarga junto con Alicia Sádaba del área de patinaje artístico del Club Hielo Bipolo.

“Alicia y yo hacemos un equipo muy bueno y nos encanta lo que hacemos. Hay mucho talento entre nuestras patinadoras y trabajamos a conciencia para que mejoren cada día”.

En la actualidad el Club acoge a niños y niñas a partir de los cinco años y cuenta con 21 patinadoras en competición.

“Lo más importante es que disfruten pero que trabajen duro para llegar a sus objetivos”, subraya Igor mientras  comienza a dar las primeras indicaciones a sus alumnas. Es hora de entrenar.

 



1 Comentario

  1. Historia vital con pasajes poco creíbles, como todo lo que tiene que ver con el cine. Pero mira, parece que llega uno a la comunidautonomaduscai, a vivir sin ser «perceptor» ni sin «subvención» para un proyectosolidario o algo del pelo. Es más, a vivir trabajando para josean sin ficha en las franquicias futbolera o baloncestera. Así que me parece meritorio, lo del ruso patinador (nada que ver con los patineros que andan a su putabola por las aceras)

Dejar respuesta