foto ehbildu

Miles de personas se han manifestado este sábado en Bilbao, convocadas por el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria, para reclamar que las pensiones se revaloricen de acuerdo al IPC «real» y no con un índice medio «tramposo».

Coincidiendo con una jornada de movilizaciones en el conjunto del Estado, los pensionistas vascos se han manifestado este mediodía en Bilbao con la presencia de grupos procedentes de Gipuzkoa y Álava y de todas las comarcas de Bizkaia.

Los jubilados y pensionistas de Euskadi han destacado que su movimiento «tiene una larga vida de lucha por delante» y continuarán «en la calle» defendiendo sus reivindicaciones, hasta tener unas pensiones públicas «dignas y suficientes».

«Nos están vendiendo que las pensiones se están revalorizando con el IPC y nos están engañando», ha destacado la portavoz del movimiento de pensionistas Andrea Uña, quien ha precisado que los precios subieron hasta noviembre de 2021 un 5,5% y a los pensionistas se les ha aplicado un «IPC medio» del 2,5%, con lo que las pensiones se han «empobrecido» un 3%.

«Basta ya de mentiras, que no se inventen IPC medios y nos den el IPC real», ha reclamado la portavoz.

Los manifestantes han iniciado la marcha en la plaza Moyua de la capital vizcaína, tras una pancarta en la que se rechazaban los «recortes» de las pensiones y se pedía una pensión mínima de 1.080 euros, unas de las reivindicaciones tradicionales del movimiento.

Con muchos de los manifestantes llevando al cuello el pañuelo rojo identificativo del colectivo de pensionistas vascos, otros con ikurriñas y muchos de ellos con pancartas alusivas a sus peticiones, los participantes en la protesta han coreado consignas tradicionales como «gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden», «pensión privatizada, pensión robada» y «Lo público no se vende, lo público se defiende».

«No a la ley Escrivá de recortes de pensiones» y «Por unas pensiones públicas dignas» eran algunas de las leyendas que podían leerse en las pancartas y carteles que llevaban los manifestantes, firmadas por grupos llegados de Gipuzkoa, Álava y de todas las comarcas de Bizkaia.

Tras recorrer la Gran Vía, los manifestantes han concluido el acto ante el Ayuntamiento, donde se ha leído un comunicado en el que el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria reclama que el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones se adecue el «IPC real» y no se aplique un «IPC medio» de manera «tramposa».

Además de que se garantice el IPC real, los pensionistas vascos han reclamado que no haya «pensiones por debajo del umbral de la pobreza» y que se garanticen «pensiones públicas dignas, justas y suficientes».

Han reiterado que en 2022 seguirán insistiendo en que la pensión mínima quede fijada en 1.080 euros.

Andrea Uña ha puntualizado que en el conjunto del Estado hay «más de dos millones de mujeres cobrando unas pensiones de miseria», para las que se reclama el «mínimo de 1.080 euros» o el 60% del salario medio.

En el texto leído al finalizar el acto, los pensionistas vascos consideran también que la última reforma laboral «deja intactos los aspectos más lesivos de las reformas de 2010 y 2012, e incumple las progresas y acuerdos de derogación», además de que se mantiene la «insuficiencia» del incremento del Salario Mínimo Interprofesional. EFE



3 Comentarios

  1. este año nos el gobierno no s ah robado el4% DE NUESTRAS PENSIONES que no son un regalo, del cielo, es de niestras cotizaciones mientras trabajabamos

  2. Pues ya verás cuando el G. V. se consigan cargar la educación concertada y tenga también que mantener los colegios que ahora se sufragan con las cuotas de los padres.
    Vaya usted a pedir entonces subida de pensiones….

  3. Los colegios concertados no se financian con las cuotas. Las cuotas son una mínima parte de su sistema de financiación.
    Se financian fundamentalmente por todos nosotros.

Dejar respuesta