El fiscal jefe de la capital alavesa, Josu Izaguirre, ha confirmado a EFE hoy que hay una investigación abierta por presuntos abusos a niños y niñas de muy corta edad en manos del Juzgado de Instrucción número 3 de Vitoria, que ha decretado el secreto de sumario.

Izaguirre ha puesto de relieve que este caso es extremadamente «difícil» dado que se trata de menores muy pequeños -tendrían entre tres y cinco años-, que «ni siquiera pueden verbalizar» lo que les ha ocurrido.

Fuentes del Departamento vasco de Educación han confirmado que este profesor sigue en activo ya que la Fiscalía no les ha comunicado la apertura de esta investigación y han indicado que hoy mismo se podrán en contacto con el Ministerio Público para conocer las pesquisas abiertas en torno a este docente, que ya fue investigado por otra denuncia presentada por el padre de una niña de tres años y que se archivó en 2013.

De hecho, el Departamento de Educación hizo un seguimiento exhaustivo a este profesor a raíz de la denuncia de presuntos abusos sexuales a esta niña de tres años en un centro del barrio de Txagorritxu, cuando cursaba Primero de Infantil durante el curso 2012-2013.

En la investigación participaron la Inspección de Educación y otras instancias educativas, además de la Fiscalía de Menores, el Defensor del Pueblo vasco (Ararteko), los servicios sociales del Ayuntamiento de Vitoria, servicios médicos, así como la dirección del centro en el que estaba escolarizada la niña.

El Departamento de Educación ya hizo referencia a este caso en una respuesta a una pregunta parlamentaria de UPyD, en la que explicaba que el caso se había cerrado porque lo que denunciaba el padre de la alumna no se pudo probar.

«No existen indicios de que pudieran haberse cometido» abusos, «por más que la insistencia del padre en las denuncias sea recurrente y persista, en contra del criterio de todas las personas e instituciones que han intervenido en el caso», sostenía Educación.

En junio de 2014 el padre de la pequeña, que ahora tiene seis años, solicitó un cambio de centro de la menor a otro colegio donde en ese momento no había plazas, aunque finalmente sí fue trasladada.

En esa nueva ikastola pública ubicada en el centro de Vitoria la niña ha vuelto a coincidir al parecer con el profesor denunciado, que ha trabajado en distintos colegios dado que cubre vacantes de otros docentes porque «no tiene plaza fija», han indicado a Efe desde el Departamento de Educación.

«Los testimonios recogidos y las averiguaciones practicadas en este caso han sido numerosísimas y todos han concluido en la imposibilidad de imputar ni siquiera un comportamiento incorrecto al afectado», concluía el Departamento vasco de Educación sobre esa primera denuncia que se archivó.

No obstante, se ha abierto otra a instancias de la Fiscalía, al tener conocimiento de otros casos de presuntos abusos a niños y niñas por parte del mismo profesor.

El Departamento de Educación ha recordado que el protocolo de actuación ha fallado porque el fiscal debería haberles informado de estas nuevas pesquisas para adoptar de forma inmediata medidas preventivas como que el profesor no esté nunca solo en el aula.

Ahora los responsables de Educación del Gobierno Vasco hablarán con el fiscal para adoptar las medidas oportunas. EFE


Compartir

Dejar respuesta