apartamentos

Los apartamentos turísticos de Euskadi sufrieron en 2020 un descenso del 49,4 % en el número de visitantes recibidos, una caída algo menor que la registrada en el conjunto de alojamientos, en los que el desplome fue del 60,7 % debido a las restricciones adoptadas por la pandemia de coronavirus.

El Instituto Vasco de Estadística-Eustat, ha completado los datos que difundió la semana pasada sobre la evolución del turismo en Euskadi en hoteles, pensiones y alojamientos rurales, al añadir el balance en apartamentos turísticos.

Estos establecimientos tuvieron 45.520 entradas de viajeros y 204.966 pernoctaciones en 2020, que representan descensos del 49,4 % y del 36,9 %, respectivamente.

El menor descenso respecto al año precedente se observa en Álava, con un retroceso del 39,5 % en las entradas y del 28,3 % en las pernoctaciones. En Bizkaia esas caídas fueron del 50,6 % y del 41 %, mientras que el Gipuzkoa se elevaron al 51,2 % en las entradas y quedaron en el 38,9 % en el caso de las pernoctaciones.

La estancia media sin embargo subió y se fijó en 4,5 días en el conjunto de Euskadi, frente a los 3,61 días de 2019.

En el grado de ocupación por plazas se produjo un descenso de 10,1 puntos porcentuales respecto a 2019 y se situó en el 22,5 %. El grado de ocupación por apartamentos fue del 48 % tras bajar 15,7 puntos.

El Eustat también ha dado datos de la evolución de los apartamentos turísticos en el mes de diciembre, que se cerró con 2.223 entradas y 16.353 pernoctaciones, lo que supone caídas de 65 % y del 26 %, respectivamente.

Por territorios, las entradas de viajeros en apartamentos retrocedieron un 64,9 % en Álava, un 61,1 en Bizkaia y un 71,1 % en Gipuzkoa comparado con el mismo mes de 2019.

Con los datos de los apartamentos incluidos, 2020 se cerró con 1.351.804 entradas en todo tipo de alojamientos (-60,7 %) y 2.820.063 pernoctaciones (-59,8 %).

El balance del turismo incluidos los apartamentos revela que en Gipuzkoa las entradas descendieron un 56,6 % y las pernoctaciones en un 57,9 %, en Álava bajaron en un 58,7 % y en un 54,6 %, y en Bizkaia las entradas un 64,8 % y las pernoctaciones un 63,2 %.

Por origen de los viajeros, las mayores caídas se dieron en las entradas y pernoctaciones de extranjeros, con retrocesos del 73,3 % y del 74 %, respectivamente y fueron más acusadas en Bizkaia donde rondaron el 78 %.

Sobre los establecimientos totalmente cerrados se constata que, tras el cierre casi total en abril, en mayo comenzó un cambio de tendencia hasta alcanzar el mes de agosto cuando solo estuvieron cerrados el 14,7 % del total de alojamientos. A partir de ese momento las restricciones de movilidad y agrupación adoptadas fueron disminuyendo la oferta y se terminó el año con un 35,8 % de alojamientos cerrados durante todo diciembre.

Los empresas turísticas vascas tendrán ayudas directas de hasta 20.000 euros

El Gobierno Vasco concederá ayudas directas a las empresas turísticas que van desde los 6.000 euros en el caso de negocios con hasta 3 trabajadores hasta los 15.000 cuando la plantilla supere el medio centenar, una cantidad que se eleva a los 20.000 en el caso de las agencias de viaje.

El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes el plan de sostenimiento del turismo vasco para 2021, que se compone de 17,7 millones en ayudas directas (se atenderán todas las solicitudes que cumplan los requisitos), y de 3 millones en promoción y dinamización.

El consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Javier Hurtado, ha explicado tras el Consejo los detalles de esta iniciativa, al tiempo que ha anunciado que su Departamento trabaja en un plan de apoyo a los sectores del comercio más perjudicados por la pandemia y en un nuevo programa de ayudas a la hostelería.

Ha recordado que el año pasado se destinaron 70 millones al plan de resistencia del turismo, hostelería y comercio, de los cuales casi 45 fueron para los hosteleros, que presentaron 9.850 solicitudes para recibir ayudas directas y «más de la mitad» ya han sido concedidas y se están cobrando.

Ahora es necesario «ir más allá» y apoyar al comercio y al turismo, sector este último «especialmente afectado» por las limitaciones de movilidad y los confinamientos perimetrales, «que han hecho casi imposible su actividad», ha constatado Hurtado.

El plan presentado hoy, dotado por el momento con 21 millones, busca «minimizar el impacto económico de la crisis sanitaria» y se base en tres ejes: 17,3 millones en ayudas directas, 3 millones para promoción y dinamización y una reorientación de la labor de inspección «hacia las prácticas irregulares que más reclama el sector vigilar».

Las ayudas directas serán compatibles con las de otras instituciones y se otorgarán a todos los autónomos, microempresas y pymes del sector que cumplan con los requisitos, ya sean establecimientos de alojamiento, agencias de viaje, empresas de transporte turístico, de turismo activo y organizadoras de congresos o guías de turismo.

Se han establecido cuatro tramos para cuantificar las ayudas en función del número de trabajadores. Así en los negocios con hasta 3 empleados la ayuda será de 6.000 euros; en empresas con entre 4 y 9 trabajadores, de 9.000 euros; en establecimientos con plantillas de hasta 49 personas, de 12.000 euros; y en compañías con más empleados, de 15.000.

Las agencias de viaje tienen un tratamiento especial y los tramos se incrementan a 10.000, 12.000, 15.000 y 20.000 euros, respectivamente. Esto se debe a que han tenido que endeudarse tras haber devuelto a sus clientes el dinero de reservas anuladas que turoperadores y aerolíneas sin embargo no les han reembolsado.

Las ayudas podrán solicitarse al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco, lo que ocurrirá el martes 2 de febrero, durante un plazo de 15 días. El consejero ha llamado a la calma porque el presupuesto no se va a agotar, por lo que no es necesario solicitarlas en las primeras horas ya que se concederán todas las que cumplan los requisitos independientemente del orden de llegada.

Hurtado ha señalado que aunque el sector siga en «fase de resistencia» con la prioridad de mantener los empleos y la actividad, no se puede dejar de lado la promoción y la imagen de Euskadi «como destino turístico seguro», por lo que el plan incluye un segundo eje centrado en la promoción y dinamización del sector dotado con 3 millones. EFE


Compartir

Dejar respuesta