Lezama, el artista de la mitología vasca.

Lezama Perier siempre ha sido un defensor de la mitología, también en los años más duros del País Vasco. Todas sus esculturas tienen la temática de la mitología vasca y de la existencia frente a la eternidad. Él habla a través de su arte de la influencia mitológica en la madera, piedra y el hierro, y de la espiritualidad de nuestra vida en general.

La escultura «Zaldi» pasa a formar parte de la colección patrimonial del Museo de Las Encartaciones para que sea custodiada y conservada en el Museo perteneciente a Juntas Generales de Bizkaia.

Patxi Xabier Lezama Perier. Creador que forma parte de la generación de escultores vascos contemporáneos considerado uno de los principales renovadores de la escultura vasca de la segunda mitad del siglo XX. Vitalmente representativo de lo simbólico y lo mitológico. La toma de conciencia de la importancia de la cultura vasca (su origen, su historia y sus tradiciones), así como el proceso de modernización del folclore por parte de la vanguardia para dotar de una nueva mirada a cuestiones ancestrales.

Patxi Xabier Lezama Perier nació el 20 de junio de 1967 en Zalla, Bizkaia (España). Escultor considerado uno de los más representativos artistas mitológicos vascos del panorama internacional cultivó en sus inicios la escultura, en una línea expresionista abstracta. En una primera y efímera etapa realizó obras en terracota, una serie de esculturas aún influidas por la tradición figurativa.

Alrededor de 1990, con su empleo en la fragua, se inicia en el trabajo del hierro., aprendiendo los seculares secretos del arte de la forja realiza su primera escultura abstracta en hierro, Amalur: combina el hierro y la piedra (materiales con fuertes connotaciones míticas dentro de la tradición y la cultura vasca) relaciona escultura y arquitectura.

Esta obra supuso un antes y un después en su trayectoria artística, no sólo por la elección de los materiales mencionados, sino, sobre todo, porque en ella se asentaban conceptos mitológicos. Emprende un ciclo de esculturas no imitativas, yendo en aumento su preocupación por el arte y la cultura vasca. De su interés por la arquitectura surgieron piezas como Amalur.

El arquetipo de la Diosa matriarcal y la estructura simbólica de la imagen femenina en la mitología vasca. La Diosa y la fina sensibilidad creativa, convertida en referencia clásica de la cultura contemporánea vasca de la Diosa Madre y su carácter omnipotente, representado como la Divinidad que teje la red universal del cosmos. Hierro forjado y esferas de piedra en la escultura de la hipótesis del universo de la Madre Tierra.

Una revisión ecológica de la Naturaleza en su imagen simbólica como capacidad creadora donde la creatividad como atributo matriarcal-femenino, que reclama todo creador en contacto con la existencia que se abrirá finalmente al estadio límite del Espíritu como horizonte del sentido trascendente.

Especial relevancia cobra el movimiento feminista y su lucha por la liberación por la emancipación en esta escultura productora que refleja la realidad del arquetipo creador que explora matriarcalmente el mundo del cuerpo materno, cuya realidad psicológica encarna una mujer simbólicamente, una interesante cosmovisión mística del arquetipo de la Diosa Madre (Amalur) para la mediación cultural artística del pueblo vasco. La escala en el Totemismo había sido abordada a finales de la década de los 80 en su indagación plástica étnico-cultural.

Realiza su primera exposición y la obra del artista se centraría principalmente en la escultura mitológica vasca. En la década del 2000 abre una nueva etapa de experimentación. Hasta entonces, en su lenguaje predominaban las líneas curvas y adopta ritmos surrealistas más movidos e inquietos, de fácil comprensión esculpidas en madera. El surrealismo le diferenciaría de los marcados por la abstracción y el esquematismo geométrico, yendo en aumento su preocupación por el arte y la cultura vasca.

La escala en el Totemismo había sido abordada a finales de la década de los 80 con su experiencia plástica en la madera, materia que por su menor peso facilitaba el aumento de tamaño y por su contextura blanda y escasa ductilidad abría una nueva experiencia en su indagación plástica étnico-cultural.

En las décadas siguientes amplió sus horizontes en el campo representativo de la literatura vasca. Su obra se encuentra repartida por diversos museos e instituciones públicas internacionales.



Dejar respuesta