El metro llegará al centro de Galdakao en 2027 y conectará con el hospital ubicado en esta misma localidad a finales de 2028 o principios de 2029, después de que las instituciones vascas hayan decidido iniciar las obras este mismo año sin esperar a la posible llegada de fondos europeos.

Gobierno Vasco y la Diputación de Bizkaia financiarán al 50 % los 360 millones del proyecto gracias a su «solvente situación económica» y a la «oportunidad» que se abre este año para impulsar la inversión pública, dado que las reglas de estabilidad presupuestaria están suspendidas (la UE ha eliminado los objetivos de déficit y deuda en 2022 y 2023).

Así, ambas instituciones firmarán un convenio de financiación en mayo y ese mismo mes Euskal Trenbide Sarea (ETS) licitará los dos primeros tramos de la futura Línea 5 de Metro Bilbao. Las obras se adjudicarán en agosto y arrancarán en octubre. Con un «calendario razonable» en la mano se llegará a Galdakao en 2027 y alrededor de un año más tarde al hospital.

Así lo han anunciado este lunes en una rueda de prensa en Vitoria el lehendakari, Iñigo Urkullu; el consejero de Planificación Territorial, Vivienda y Trasportes, Iñaki Arriola, y el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria.

La futura línea 5, que al igual que la Línea 3 de Metro Bilbao será operada por Euskotren, constará de 6,3 kilómetros y tendrá cinco estaciones: Sarratu, Aperribai, Bengoetxe, Galdakao y el Hospital de Usansolo.

Desde esta última estación se conectará en una fase posterior con la línea de Euskotren procedente de Busturialdea y Durangaldea. Al citado presupuesto de 360 millones habrá que añadir el coste de la conexión con Euskotren.

De esta manera el proyecto se divide en tres tramos. El primero, Sarratu-Aperribai, tendrá una longitud de 1.540 metros y un coste de 88,2 millones. Nacerá a cielo abierto como un desvío de la línea de Euskotren Matiko-Amara después de la estación de Etxebarri.

Unos metros más adelante se construirá la estación intermodal de Sarratu (Basauri), en superficie pero cubierta, que estará planteada como una terminal de intercambio entre Euskotren y Metro Bilbao. A partir de ahí el trazado discurrirá en su totalidad soterrado.

El tramo dos, Aperribai-Galdakao, con un presupuesto de 91,3 millones y una longitud de 2.800 metros, finalizará en 2027 en el centro de esta localidad con una estación en la Plaza Roja. El tercer tramo, Galdakao-Hospital, tendrá un coste de 57,3 millones y una longitud de 1.930 metros, y podrá estar operativa a finales de 2028 o principios de 2029.

A estos tres tramos le seguirá después la conexión con Euskotren desde la nueva estación del hospital. Su coste será de 35 millones, aunque esta cifra es una estimación porque aún no se ha redactado el proyecto constructivo, según ha explicado Arriola.

El lehendakari, que ha destacado que la Línea 5 mejorará la accesibilidad al Hospital de Galdakao, ha destacado que el «récord» de recaudación logrado el año pasado va a permitir «relanzar la inversión pública» a lo largo de este año.

«El proyecto está definido y contamos con capacidad financiera para llevarlo a cabo. Nos hemos puesto de acuerdo y nos hemos comprometido financiar esta infraestructura al 50 %», ha resumido Urkullu, quien ha explicado que si finalmente la Línea 5 recibe dinero de los fondos Next Generation las instituciones vascas podrán «liberar» los recursos destinados a este proyecto para «acelerar otras inversiones».

El consejero Arriola ha puesto en valor la «favorable coyuntura económica» y la «voluntad política» de las instituciones vascas, que van a permitir acometer esta «obra de gran envergadura» con recursos propios.

«Somos un equipo y hemos sumado fuerzas» para impulsar un proyecto «que parecía imposible» y del que se lleva «hablando décadas», se ha felicitado Rementeria, que ha defendido que la Línea 5 será posible por el compromiso de Gobierno Vasco y Diputación, instituciones que «siempre han trabajado de verdad» por ella.

«Otros quizás han usado este proyecto para hacer carrera política en algún ayuntamiento pero no han hecho absolutamente nada para hacerlo posible», ha añadido Rementeria, que a preguntas de los periodistas ha rehusado precisar si se refería al alcalde de Galdakao, Iñigo Hernando (EH Bildu).

«No personalizo en ningún caso. Solo digo que aquí están las instituciones que siempre han apostado por el metro», ha concluido. EFE



Dejar respuesta