acuerdos juntas generales diputacion

El pleno de las Juntas Generales de Álava ha aprobado este viernes el presupuesto de 2021 con la mayoría que suman los miembros de PNV y PSE que forman el gobierno foral, que cuentan con 27 procuradores frente al voto contrario de los 24 junteros de la oposición de EH Bildu, Partido Popular y Elkarrekin Araba.

La portavoz del PNV, Izaskun Moyua, ha resaltado que el proyecto es «un muy buen presupuesto, que permite afrontar la recuperación económica y social» del territorio frente a la crisis ocasionada por la pandemia y que apuesta «por la inclusión social» con la creación de nuevas plazas en el área de discapacidad y el refuerzo de las políticas de mayores.

El portavoz del PSE, Jon Nogales, ha puesto en valor «la capacidad del acuerdo» del Partido Socialista y ha distinguido que «la mitad del presupuesto se destina a las políticas sociales» con el objetivo de ayudar a los colectivos vulnerables y personas dependientes, además de dirigir sus recursos a los sectores económicos más golpeados por la pandemia y a incentivar el empleo.

Por su parte, el portavoz de EH Bildu, Kike Fernández de Pinedo, ha lamentado el rechazo del gobierno a todas las iniciativas presentadas por la oposición, la falta de «un fondo económico» que aborde la destrucción de empleo y la necesidad de «reforzar los servicios sociales» e incrementar las «agotadas» plantillas de las residencias y del servicio de ayuda a domicilio.

El portavoz del PP, Iñaki Oyarzábal, ha mostrado su «decepción» por «la nula voluntad al diálogo del PNV y PSE», ha señalado que el proyecto económico para Álava es «irreal» y no aborda «un plan serio de recuperación» para el territorio al no contar con planes concretos en apoyo al sector industrial ni planes de rescate para los sectores más golpeados por la pandemia.

El procurador de Elkarrekin Araba, David Rodríguez ha recriminado al gobierno foral que no ha hecho «ningún esfuerzo» por negociar con la oposición, ha denunciado la negativa de reducir un 20 % el sueldo de los alto cargos «en solidaridad y responsabilidad» con la difícil situación que vive la sociedad alavesa, así como su rechazo a abordar una reforma fiscal y a aumentar la capacidad de endeudamiento.

La Diputación alavesa contará con un presupuesto de 527,7 millones de euros en 2021, un 1,8 % más respecto al anterior, con el objetivo de afrontar la crisis generada por la pandemia.

El departamento de Políticas Sociales acapara el 49 % del presupuesto para un total de 241,8 millones de euros con partidas de 85 millones para el área de las personas mayores, 37 millones en el ámbito de la discapacidad con la creación de un nuevo centro residencial, 26,3 millones para el área de menores y familia, 23,1 dirigidos a las ayudas a la dependencia y 13,6 millones para el servicio de ayuda a domicilio, entre otros planes económicos.

Por departamentos, Infraestructuras Viarias y Movilidad y Fomento del Empleo, Comercio, Turismo y Administración Foral copan el 11 % y el 10 % respectivamente del presupuesto, a los que les sigue Equilibrio Territorial con el 7 % y Agricultura, Medio Ambiente y Urbanismo con el 5 % del total.

El proyecto económico alavés destina 105,1 millones de euros en inversiones, de los cuales 36,8 millones van a obras en carreteras y al plan foral de obras y servicios y 9,9 millones a los proyectos de movilidad del Bus Eléctrico Inteligente y la ampliación del tranvía en Vitoria.

El gobierno foral dedica 23,4 millones de euros para la recuperación económica y el empleo entre los que destacan 6,2 millones de euros para la creación de empleo en el sector primario, 2,4 millones de euros para reactivar al sector agroganadero, 1,7 millones de apoyo al turismo, 1,2 millones para reactivar el comercio y 500.000 euros de ayudas al sector hostelero, entre otras.

Las cuentas públicas alavesas acuden a la deuda para poder asumir el presupuesto hasta los 106,8 millones de euros con una previsión de amortización de 66,3 millones que dejará un endeudamiento de 40,5 millones de euros. EFE


Compartir

Dejar respuesta