Más de un millar de niños vascos han participado este curso en la segunda edición de «Recetas para la convivencia», que se cerró este martes en el Basque Culinary Center de San Sebastián, donde los escolares pasaron de la simbología a cocinar con ingredientes de verdad.

Los alumnos finalistas que se pusieron ante los fogones para intentar elaborar la receta estrella 2021 proceden de los centros Ramón Bajo de Vitoria, Paules de Barakaldo, Urola Ikastola de Azpeitia y Santa Teresa Ikastetxea de San Sebastián. Y los vitorianos ganaron un premio con su receta de sushi:

La ONG Save the Children y el BCC son los promotores de esta iniciativa que pretende fomentar entre los escolares valores como el respeto hacia el diferente, entre ellos a los niños migrantes.

Si el pasado año participaron 470 alumnos de doce colegios, en esta edición las cifras han crecido notablemente, ya que han sido 1.125 escolares de catorce centros los que se han sumado a esta elaboración metafórica de recetas con ingredientes como la empatía, la justicia, la igualdad y la solidaridad.

Recetas Ganadoras– Edición 2020/21

-Colegio Paúles Barakaldo con su receta Pollo al Curry con Jazmin Thai de 2º A de la ESO
-Urola Ikastola con su receta de Bizkotxo Marmolatua de 4º de la ESO
-Ramón Bajo Ikastetxea con su receta Sushi de 6º de Primaria
-Santa Teresa Ikastetxea con su receta de Pollo tres vasos de 2ºA de la ESO

Durante esta segunda experiencia, Save de Children ha formado a 90 profesores y equipos directivos de centros educativos en materia de derechos de la infancia migrante y refugiada.

«Conocer los motivos que provocan las migraciones y tomar conciencia de nuestra responsabilidad como territorio de acogida, nos permitirá avanzar hacia una sociedad acogedora y respetuosa con la diversidad», ha destacado Charo Arranz, directora de Save the Children en Euskadi.

Por ello, ha destacado que involucrar en este proceso a los niños «es clave para la construcción de una sociedad más cohesionada y desarrollada que permita facilitar la plena integración de las personas que vienen a construir un proyecto de vida» y que «se desplazan de un lugar a otro de manera voluntaria o empujados por la guerra, la persecución, la pobreza o los desastres naturales».

Por su parte, Joxe Mari Aizega, director general del BCC, ha afirmado que este tipo de proyectos «demuestran que la gastronomía ofrece multitud vías para transformar la sociedad».

«‘Recetas para la convivencia’ nos brinda la oportunidad de enriquecernos con nuevos sabores y texturas, de aportar diversidad a nuestros platos y a nuestra cultura. Es un ejercicio de aprendizaje para impulsar una sociedad multicultural donde la convivencia es más rica a través de la fusión y la mezcla», ha subrayado.


Compartir

2 Comentarios

  1. Dos chiringuitos con nombre inglés juntan «sinergias» par hacer un potaje con cosas como empatia, justicia, igualdá y solidaridá. Sólo les ha faltado un ingrediente, y no es perejil: un chiste del cocinitas vasco-vasco que hace reír a los españoles-españoles en todas las televisiones. Bueno, la verdad es que desde aquel chiste sobre gallegos (así llaman a los españoles en Argentina), en una television española y en primetime, ha dejado de hacerlos.

Dejar respuesta