entreseccion_noticia

EFE).- La pelea durante las fiestas de Murgia (Álava) de 2013 en la que se vio implicado un guardia civil fuera de servicio, se ha saldado con la absolución de uno de los acusados y con tres multas de 288 euros para el resto de implicados, incluido el agente de la Benemérita.

La Fiscalía de Álava pidió 2 años y 9 meses de cárcel para tres jóvenes a los que acusó de dar patadas y puñetazos al guardia civil. Este se defendió y causó lesiones a dos de los encausados, por lo que a su vez le reclamó una multa.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Vitoria ha desestimado el grueso de la petición fiscal porque considera que no ha quedado acreditado que los tres jóvenes conocieran su condición de guardia civil y descarta por tanto el delito de atentado.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, también concluye que no ha quedado probado que uno de los tres jóvenes «tuviera intervención activa» en la trifulca, por lo que lo absuelve.

El juez condena al guardia civil a indemnizar con 144 euros a cada uno de los dos jóvenes por las lesiones que les causó (288 euros en total) y estos deberán a su vez dar al agente sendas indemnizaciones de 288 euros.

El magistrado explica en el fallo que los hechos ocurrieron sobre las siete y media de la mañana del 29 de septiembre de 2013 en las fiestas de Murgia. En un momento dado un joven se acercó al guardia y le preguntó en tono irónico «si estaba contento con el pueblo y con su trabajo».

A la conversación se unió una tercera persona que se dirigió al agente para decirle: «No eres bien recibido aquí, te dedicas a lo que te dedicas porque no sirves para otra cosa». El grupo se fue ampliando hasta que apareció un joven que dio un golpe en la cara al guardia.

Se arremolinaron entonces unas diez o doce personas y se produjo un intercambio de golpes en el que tomaron parte los dos condenados y el propio agente.

El juez no encuentra «evidencia» de que estos dos jóvenes supieran que era guardia civil y argumenta: «Por mucho que Zuia sea un Ayuntamiento pequeño, la labor de la Guardia Civil en él no rebasa las competencias que le reconoce la ley y su contacto con la población es escaso, patrullen o no sus miembros de uniforme por ella».

Por ello les exime del delito de atentado y deja la trifulca en sendas multas para los tres condenados.


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta