El pasado mes de enero, Lanbide informaba a la Ertzaintza de la detección de una serie de irregularidades en la documentación presentada por algunos beneficiarios de las RGI, en concreto, datos sospechosos en los certificados de empadronamiento. A raíz de la denuncia, el Servicio de Investigación Criminal Territorial de la Ertzaintza en Araba abría una investigación que llevaba, el día 9 de febrero, a la detención de una de las personas supuestamente implicadas en la trama.

La detención de esta persona permitía hacer avanzar las indagaciones, al comprobarse que las falsificaciones que realizaba la banda no se limitaban a los certificados de empadronamiento (para simular el período mínimo exigible de residencia de tres años), sino que se extendían al conjunto de documentos necesarios para las solicitudes y el cobro de la RGI. De hecho, los delincuentes utilizaban pasaportes pakistaníes reales como base para sus falsificaciones, lo que ha incrementado notablemente la complejidad de la investigación.

Identidades falsas

Con los documentos falsificados, en los que se recogían identidades inexistentes, los delincuentes realizaban los correspondientes trámites de acreditación ante los servicios asistenciales y en las entidades bancarias. El entramado se completaba con un sofisticado sistema de alquileres y subalquileres de viviendas para hacer más complejas las verificaciones de los datos de los falsos beneficiarios.

375.000 euros defraudados

Hoy, jueves, la Ertzaintza ha procedido a la detención de seis personas, cuatro de ellas en Vitoria-Gasteiz y otras dos en la localidad guipuzcoana de Ordizia, como supuestas integrantes de la organización, y ha llevado adelante el registro de cuatro inmuebles, en los que se ha decomisado documentación y material electrónico de diverso tipo, que será analizado por los investigadores policiales. Todos los detenidos tienen vinculaciones familiares y geográficas de procedencia.

Hasta el momento, la Ertzaintza ha detectado la existencia de un total de 35 expedientes fraudulentos, que habrían permitido a la banda defraudar hasta 375.000 euros.

La investigación continúa en estos momentos, mientras que los arrestados serán puestos a disposición judicial una vez completadas las diligencias policiales.

 


Compartir

2 Comentarios

  1. A ver ahora espero que se lo creeran ciertos politicos que el sr maroto no miente,que los que mienten son los que niegan que existe fraude en las ayudas sociales, es decir MAROTO CUMPLE CON SU OBLIGACION DE DENUNCIA del citadeo fraude ,asi me gusta ayudas si fraude no,

    • El Sr.Maroto miente manipula y utiliza el mal funcionamietno de las ayudas sociales, lo cual nadie niega, para arremeter contra un sector de la sociedad. Al mismo tiempo crea una cortina de humo sobre unas siglas, de las cuales parece escapar como gato escaldado, y un partido espejo del clientelismo, corrupción y prepotencia. Gasteiz se la refanfinfla, sus compañeros de partido empezando por Esperanza y terminando por el que usted quiera, esos son lo que tenía que denunciar.

Dejar respuesta