La economía vasca creció un 2,3 % en los tres primeros meses de 2023 respecto al mismo periodo del año anterior, una décima más de lo avanzado y un 0,5 % comparado con el último trimestre de 2022, con lo que se acumulan once trimestres consecutivos de tasas intertrimestrales positivas.

El Instituto Vasco de Estadística-Eustat ha hecho públicos los datos definitivos de las cuentas trimestrales de la comunidad autónoma que ya avanzó el pasado mes de abril, y tanto en la comparativa interanual como intertrimestral el crecimiento del PIB fue una décima mayor de lo calculado entonces.

En cuanto al empleo, entre enero y marzo creció un 1,5 % comparado con el primer trimestre de 2022 y un 0,3 % respecto a los tres meses precedentes, los mismos porcentajes que se avanzaron hace mes y medio.

Estos datos confirman una ligera desaceleración interanual de la actividad económica respecto a los crecimientos de trimestres anteriores y también respecto al ascenso del PIB en el conjunto de 2022, que se cifró en el 4,4 %.

El ascenso del PIB vasco en este primer trimestre (2,3 %) es mayor que el estimado para el conjunto de la UE (1,2 %), para la zona Euro (1,3 %) y para Estados Unidos (1,6 %), pero es inferior al de economía española (3,8 %).

Por territorios históricos, el crecimiento económico interanual de enero a marzo fue mayor en Álava ( 2,5 %), que en Gipuzkoa ( 2,4 %) y Bizkaia (2,2 %).

Todos los sectores tuvieron ascensos: el primario registró un aumento en su valor añadido del 7,4 % con respecto al mismo trimestre del año anterior, la industria del 1,1 %, la construcción del 0,9 % y los servicios en su conjunto del 2,9 %.

No obstante, en los servicios ha habido diferencias ya que la rama de comercio, hostelería y transporte tuvo un ascenso del 5,4 % en relación al primer trimestre del año anterior.

En el resto de servicios que engloba actividades inmobiliarias, profesionales, científicas y técnicas, comunicación, servicios financieros y de seguros, y servicios a personas, fue más moderado, del 2,1 %. En esta última rama hubo un descenso del 0,7 % respecto al cuarto trimestre del año 2022.

RALENTIZACIÓN DEL CONSUMO PRIVADO

En cuanto a la demanda, el consumo privado tuvo un aumento interanual del 1,7 %. Este incremento es sin embargo inferior al de trimestres precedentes, lo que pone de manifiesto que el consumo de los hogares se ha ralentizado en este inicio del año por el alza de los precios. De hecho, 2022 cerró con un ascenso del 3 % del consumo privado, incremento que alcanzó el 5,6 % en 2021.

Por su parte, el gasto en consumo de las administraciones públicas subió un 2,4 % interanual pero retrocedió un 0,8 % en relación al cuarto trimestre del año 2022.

La evolución conjunta del consumo público y del privado dio un saldo final positivo del 1,9 %.

En la inversión el ascenso fue del 1,6 % interanual, y aún mayor en bienes de equipo (2,4 %), mientras que la relacionada con bienes de construcción fue más moderada (1,1 %).

La demanda interna, compuesta por el gasto privado y público más la inversión tuvo una subida interanual del 1,8 %, por debajo por tanto al crecimiento del PIB en Euskadi (2,3 %), lo que evidencia la positiva aportación que tuvo a la economía vasca el sector exterior.

Y es que las exportaciones de bienes y servicios ascendieron un 6,3 % en términos interanuales, con más intensidad que las importaciones, que aumentaron un 5,4 %, por lo que el saldo exterior contribuyó a mejorar la evolución interanual del conjunto de la economía de Euskadi.

CRECIMIENTO DEL EMPLEO

En cuanto al empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, creció un 1,5 % interanual en el primer trimestre, un ascenso inferior al conseguido en el cuarto trimestre de 2022, cuando la subida fue del 1,9 %.

Por sectores, en el primario hubo un descenso interanual del 1,4 % (aunque subió un 1,5 % respecto al trimestre precedente), en la industria subió un 0,8 %, en la construcción el 1,2 % (aunque bajó respecto a los tres meses anteriores un 1,5 %) y en los servicios la subida fue del 1,8 %.

Las previsiones del Gobierno Vasco apuntan a que en 2023 la tasa de paro baje al 8,3 % lo que supondría crear unos 12.000 puestos de trabajo. EFE



Dejar respuesta