Los análisis y estudios realizados concluyen que el desprendimiento del recubrimiento de la estructura 2750 de la instalación del intercambiador de Cruces (ramal Rontegi Cantabria) el pasado 8 de abril se debió a la rotura de las soldaduras entre los bastidores y las barras de sujeción, coincidiendo con un periodo de viento moderado de 70km/h.

Todo apunta a la rotura de uno o varios puntos de soldadura que, junto con las fuertes rachas de viento, provocaron un efecto vela desprendiendo parte del recubrimiento estético que produjo el accidente, señala la Diputación de Bizkaia.

En concreto, se desprendieron unos 140 m2 del recubrimiento del hastial izquierdo de la estructura 2750, cayendo sobre la calzada y afectando a varios vehículos. Tras unos primeros análisis, el servicio de conservación retiró el resto de paneles y los elementos de sujeción.

La estructura 2750 se construyó en el año 2001 y se inspecciona regularmente dentro de las campañas de inspección a las que se someten todas las estructuras de la red foral de carreteras; su última revisión se realizó en mayo de 2021.

Las inspecciones se centran tanto en los aspectos estructurales (fisuración, corrosión de las armaduras, descalces), como en los aspectos funcionales de las mismas (pretiles, juntas de dilatación, pantallas acústicas…).

En la inspección realizada en 2021 no se detectaron desplomes u otras anomalías en los paneles. En las inspecciones previas tampoco se ha referido ningún problema con los paneles fonoabsorbentes.

Asimismo, la Diputación Foral de Bizkaia va a proceder a realizar un inventario de todos los paneles de revestimiento existentes en las infraestructuras forales del tipo E-2750, con subestructura (bastidor) anclado a estructura resistente y soporte del panel de revestimiento, a fin de realizar una campaña de inspecciones específicas.

Respecto a la estructura dañada, las labores de retirada y nuevo revestimiento estético supondrán una inversión aproximada de 200.000 euros.



Dejar respuesta