La atención digna a los mayores centrará el IV Congreso de Psicología

0
pensionistas viven mayores abuelos pensionistas
Motor Gorbea – JULIO 19
entreseccion_noticia

(EFE).- La necesidad de cambiar el modelo de atención a las personas mayores para que puedan tomar decisiones sobre sus cuidados y se reconozca su dignidad será una de las ponencias estrella del IV Congreso Nacional de Psicología que se celebrará en Vitoria entre el 21 y el 24 de julio.

Bajo el lema «Nada de lo psicológico nos es ajeno», este simposio organizado por la Fundación Española para la Promoción y el Desarrollo Científico y Profesional de la Psicología (Psicofundación) y el Consejo General de la Psicología de España (COP) analizará asuntos como la atención a mayores, cómo conciliar su autonomía de decisión con los riesgos que conlleva su cuidado y el «ignorado» asunto de la sexualidad de las personas con demencia.

La doctora especializada en gerontología Teresa Martínez dirigirá el simposio titulado «Atención Centrada en la Persona (ACP). Un nuevo enfoque en la intervención gerontológica», en el que explicará que este es un nuevo enfoque de la calidad asistencial que está suscitando un creciente interés internacional en el campo de la salud y en los cuidados de larga duración.

Según ha adelantado la organización del congreso en un comunicado, esta experta cree necesaria una transformación en el sector sociosanitario y en la intervención gerontológica para «superar una visión de las personas mayores paternalista y centrada en la enfermedad, en la que son consideradas meras receptoras de servicios».

«Se trata de abandonar modelos institucionales de atención en los que las personas se ven sometidas a criterios profesionales y organizativos muy directivos y poco flexibles que dificultan enormemente la personalización del cuidado y que tengan control sobre sus propias vidas», expone Martínez.

El giro que propugna se basa en adoptar decisiones compartidas, de forma que los mayores puedan tener un «papel central y activo en sus cuidados y en su vida cotidiana» y sean reconocidos sus derechos y valores individuales.

Esta nueva forma de tratar a las personas mayores ofrece a su juicio «una oportunidad magnífica de integrar el conocimiento gerontológico existente, abundante y diverso en un marco ético del cuidado», en el que el punto de partida «esencial es el reconocimiento de la dignidad y, por tanto, del valor de toda persona con independencia de su estado mental, funcional o social».

La gerontóloga reconoce no obstante que la necesidad de poner en marcha estos cambios no está todavía suficientemente consolidada ni bien resuelta y que en la actualidad los profesionales se enfrentan a retos muy diversos que deben ser abordados desde un punto de vista ético.

Por ejemplo cómo conciliar ese poder de decisión que deben tener los mayores con los riesgos que asumen los profesionales en su cuidado, la sexualidad de las personas con demencia y otros problemas de tipo organizativo como los cambios a los que se deben someter los centros que acogen a las personas mayores. EFE

Compartir

Dejar respuesta