Industria alavesa producción

La actividad de la industria vasca el pasado mes de marzo se desplomó un 14,3 % respecto al mismo mes del año anterior y un 16,3 % si se compara con la de febrero de 2020.

La declaración del estado de alarma el 14 de marzo obligó a paralizar gran parte de las industrias durante la segunda quincena de marzo, lo que ha tenido esta importante repercusión en el índice de producción industrial de Euskadi.

Con estos datos, el balance del primer trimestre de este año se cierra con una disminución de la actividad industrial del 4,9 %, ha informado este jueves el Instituto Vasco de Estadística-Eustat.

Por territorios, la evolución interanual de la industria en marzo fue especialmente negativa en Álava, un territorio muy industrial, donde bajó un 24,1 %, mientras que en Gipuzkoa lo hizo en un 12,5 % y en Bizkaia un 9,8 %.

Todos los grandes sectores industriales, presentan evoluciones negativas ese mes, excepto la energía que aumentó su actividad un 3,7 % respecto a marzo de 2019 por el suministro de energía eléctrica y el refino de petróleo.

Presentan descensos interanuales notables (-18,7 %) los bienes intermedios, en los que predominan las actividades de metalurgia, fabricación de productos metálicos, industria química y la fabricación de productos de caucho y plástico, así como los de equipo (-18,4 %), en los que están la fabricación de vehículos, la construcción de locomotoras y material ferroviario y la actividad aeronáutica y naval.

Por el contrario, tuvieron un descenso leve los bienes de consumo en su conjunto, del 0,7 %, ya que aunque los bienes de consumo duradero decrecieron un 13,4 %, los no duraderos se incrementaron el 2,1 %.

Dentro de los bienes no duraderos se encuentran actividades como la fabricación de muebles, aparatos domésticos y productos electrónicos, mientras que entre los no duraderos están la fabricación, procesado y conservación de alimentos, la fabricación de productos para la limpieza e higiene y la confección de ropa.

De forma más sectorial, entre los sectores con más peso en la industria vasca los que registraron mayores retrocesos interanuales en el mes de marzo son material de transporte, que se ha contraído un 34,5 %; caucho y plástico (-27,8 %); metalurgia y productos metálicos (-18,4 %) y material y equipo eléctrico (-15,7 %).

En sentido contrario, el único sector que presentó un comportamiento positivo es la energía eléctrica, gas y vapor, con una tasa interanual positiva de un 1,9 %.

La evolución intermensual de la industria vasca también ha sido negativa en todos los grandes sectores, exceptuando también la energía que creció un 1,4 %. Los bienes de equipo descendieron hasta un 24 %, los intermedios un 19,4 % y los de consumo, en su conjunto, un 4,8 %, un 21,2 % los duraderos y un 0,9 % los no duraderos. EFE

Tubos Reunidos anuncia un ERTE en la planta de Amurrio por causas económicas

(EFE).- La dirección de Tubos Reunidos ha anunciado a la representación sindical su intención de presentar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para su planta de Amurrio (Álava) y las oficinas comerciales de Trápaga (Bizkaia) por causas «productivas y económicas».

Así lo ha confirmado, en declaraciones a Efe, el presidente del comité de empresa de la fábrica alavesa, Asier Vivanco, quien ha señalado que por el momento la dirección no ha ofrecido más detalles de cómo quiere aplicar el ERTE en una fábrica en la que trabajan alrededor de 850 empleados.

La dirección ha dado un plazo de una semana a los sindicatos para que designen sus representantes en la mesa de negociación y posteriormente se prevé que comience el período de consultas.

Desde el pasado 18 de marzo la fábrica de Amurrio ha estado parada alrededor de dos semanas, salvo los servicios mínimos, como consecuencia de la crisis de la pandemia de coronavirus, y a partir de la semana pasada se fue incorporando la mayor parte de la plantilla y actualmente están trabajando el 100 % de los empleados, ha explicado Vivanco.

La dirección presentó un ERTE por fuerza mayor el 18 de marzo, pero la delegación de Trabajo en Álava, dependiente del Gobierno Vasco, lo rechazó.

Negoció de nuevo otro ERTE por causas productivas y organizativas derivadas de la COVID-19 pero no se llegó a un acuerdo con los sindicatos y tuvo que parar tras el decreto del Gobierno que ordenó el cierre productivo de actividades no esenciales.

Finalmente la autoridad laboral autorizó el primer ERTE presentado por fuerza mayor, que comenzó a aplicarse pero que desde el lunes está inactivo, ha recordado el presidente del comité. E


Compartir

Dejar respuesta